En primera fila

El troleo tiene precio

Los diputados presos de JpC no se conforman con ser carne de propaganda y aspiran a tener voz propia frente a Puigdemont

Actualizado:

Carles Puigdemont ha transformado a la antigua Convergència en el partido del troleo al Estado. No puede ofrecer otra cosa desde su exilio en Waterloo salvo la provocación y el intento de boicot a las instituciones españolas. A los ojos de los votantes independentistas que quieren irritar al resto de España puede que resulte suficiente. Pero ni es un proyecto político, ni llega a parecérsele. Y con lo que Puigdemont no contaba era con que el troleo le acabaría pasando factura.

La intención de reventar la democracia española fue la que llevó a Puigdemont a situar a tres encausados por el «procés» en las listas de JpC al Congreso. Ésa y la necesidad de buscar un reclamo que le permitiera