La Tercera

Tecnológicas contra la democracia

«Los demócratas nos oponemos a las regulaciones u obstáculos a la libre expresión. Pero hay unos frágiles y complejos límites entre información y desinformación, entre opinión y manipulación, entre debate y linchamiento digital, sobre los que la sociedad debe ponerse de acuerdo porque en ello está en juego nada menos que la sostenibilidad de la democracia»

Actualizado:

Las amenazas a la democracia no provienen solo de populismos y modelos dictatoriales y autoritarios: también provienen de las grandes empresas tecnológicas. Lo vienen advirtiendo centenares y centenares de pensadores, académicos, expertos en el área y estudiosos de las tendencias del presente: los desarrollos tecnológicos, concentrados bajo la propiedad y control de unas pocas empresas, constituye un desafío mucho más complejo, mucho más profundo y mucho más estructural para las libertades individuales, políticas y para la realidad funcional de las democracias.

Aunque en Estados Unidos, Canadá y Europa son constantes las apariciones de voces altamente calificadas que advierten sobre los peligros en curso; aunque se cuentan por decenas los libros publicados en los últimos tres o cuatro años que pormenorizan