¿Los ricos?

Yolanda Gómez
Actualizado:

No ganamos para sustos. Llevamos semanas, por no decir meses, temiéndonos que antes o después el Gobierno apruebe una subida generalizada de impuestos. Los excesos hay que pagarlos y el déficit público no puede crecer sin límites y mucho menos al ritmo al que lo ha hecho en el último año. No podemos dar más y más subvenciones a los parados; subir los sueldos a los funcionarios; rescatar al sistema bancario; ayudar al sector del automóvil; disparar la inversión en obra pública; satisfacer las demandas sin límites de los gobiernos autonómicos; mantener tres niveles de administraciones públicas, con sus ejecutivos, parlamentos y empleados; y un sin fin más de compromisos que, lejos de ir recortándose, crecen y crecen cada vez que el presidente del Gobierno abre la boca.

Esto hay que pagarlo y el ala más ¿progresista? del parlamento español, IU y el PSOE, tuvieron una gran idea: subamos los impuestos a los ricos. Y no solo tuvieron la idea sino que, incluso, llegaron a cerrar un acuerdo que plasmaron en un documento y que el Parlamento español estuvo a punto de aprobar. ¡Qué insensatos! Por una vez me alegré de la poca palabra del Partido Socialista. Poner en marcha lo que IU y el PSOE pactaron supondría un grave daño a la clase media y trabajadora. ¡Cómo se nota que los que han redactado ese papel conocen muy poco el funcionamiento de nuestro sistema impositivo! Que no se equivoquen, los ricos, por mucho que nos duela, pagan muy poco aquí y en cualquier parte del mundo.

En un mercado libre de capitales subir los impuestos al ahorro solo puede provocar una huida de la inversón hacia otros países y subir los tipos del IRPF incentivaría el fraude y castigaría a los que tenemos nómina ¿Les parece poco a los señores del PSOE y de IU que Hacienda se lleve hasta el 43% de lo que ganamos? Lo que deben hacer es gastar menos, no se equivoquen.