Rebelión pero menos

El Gobierno está blanqueando la gravedad de un golpe contra el Estado para permanecer en el poder durante otro rato

Ignacio Camacho
Actualizado:

Lo que sucedió hace un año en Cataluña fue una rebelión institucional contra la Constitución española, prolongada durante mes y medio entre las leyes de desconexión, el referéndum ilegal y la declaración formal, tal día como hoy, de la independencia. En el sentido coloquial y en el semántico nadie cuestiona que así fuera, ni siquiera los propios independentistas que se ufanaban de su desobediencia a los tribunales hasta que el Supremo entró en escena. En términos estrictamente jurídicos cabe un cierto debate sobre el tipo penal -rebelión o sedición- basado en si concurrió o no un componente de violencia. Pero no existe ninguna duda de que se produjo un levantamiento, una subversión, una revuelta, un motín dirigido a proclamar la

Ignacio CamachoIgnacio CamachoArticulista de OpiniónIgnacio Camacho