Perder el juicio

El separatismo está perdiendo el juicio. En sentido literal y figurativo. En el procesal, el social y el político

Ignacio Camacho
Actualizado:

El Gobierno de la Generalitat, representante del Estado en Cataluña, promovió ayer una «huelga de país» contra el Estado mismo. He ahí un más que adecuado supuesto de convicción para quienes dudan de que existan motivos que justifiquen la invocación del artículo 155, cuya redacción habla de deberes incumplidos y de actuaciones contra el interés general, no de la existencia previa y flagrante de un delito. El sabotaje contra su propia sociedad y contra la normalidad de las instituciones es una rutina cotidiana del separatismo ante la indiferencia o el encogimiento de un poder central contemplativo. Éste es el aspecto más chocante del conflicto: que la parte más fuerte, la que dispone de instrumentos de sobra para defender el orden

Ignacio CamachoIgnacio CamachoArticulista de OpiniónIgnacio Camacho