Kosovo o la catástrofe del separatismo

«España ha hecho bien en negar a Kosovo el reconocimiento diplomático. Y hará bien en mantener esa postura, con independencia de los acuerdos eventuales a que lleguen serbios y kosovares. Porque la solución racional no fue la independencia ni lo es la partición de Kosovo. Es la reintegración del territorio en la soberanía serbia. De la que nunca debió salir»

Actualizado:

En esta misma página publiqué el 13 de septiembre de 2007 un articulo titulado «El error Kosovo» en el que analizaba el proceso que había de culminar en la independencia del que había sido territorio integrante de la República Federal de Yugoslavia, y luego de Serbia, antes y después de la disolución del conjunto de Yugoslavia. En él reflejaba las consecuencias de la intervención militar de la OTAN que desde el 23 de Marzo del 99 hasta el 10 de Junio del mismo año había actuado en contra de la política de limpieza étnica practicada contra los albaneses en el territorio y lanzada contra el todavía líder serbio Slobodan Milosevic y recordaba que habiendo sido ese el motivo de la