Vidas ejemplares

Un español y un guiri

Uno se ha pateado el país, el otro luce la mirada remota del piji-progre

Luis Ventoso
Actualizado:

Además de enriquecerse, Pujol ensambló durante 23 años las llamadas «estructuras de Estado», que dejaron el coche de la República a punto, a falta de sacarlo del garaje español en cuanto se durmiese el vigilante. Después, ya desde 2011, Junqueras, Òmnium y ANC comenzaron a sembrar en cada villa catalana una mentira burda, pero que funciona, y más en tierra proclive al victimismo: España nos manga unos 30.000 millones anuales, con los que Cataluña sería uno de los países más ricos de Europa, no queda otra que la independencia. Por último, Junqueras y Puigdemont lanzaron la embestida final aprovechando la resaca de la crisis. Pincharon, porque el oso del Estado, que creían dormido, todavía tenía un ojo abierto y soltó

Luis VentosoLuis VentosoDirector AdjuntoLuis Ventoso