Mike Leigh: «Turner veía más allá del cielo y del mar»
Mike Leigh, durante la rueda de prensa en el Festival de Cannes - efe

Mike Leigh: «Turner veía más allá del cielo y del mar»

El director británico presenta una larga película sobre la vida del pintor romántico en el Festival de Cannes

Actualizado:

No hay rueda de prensa de Mike Leigh en la que no se escuchen varias respuestas socarronas, verdaderas balas de ácido dirigidas a los periodistas. Pero el director de «Secretos y mentiras», por la que ganó la Palma de Oro en Cannes en 1996, nunca dispara sin acabar respondiendo amablemente a quien pregunta. «Me han hecho preguntas difíciles en las ruedas de prensa de Cannes», decía pausadamente, mirando a los ojos a la informadora que se había dirigido a él. «Pero la pregunta de cómo defino mi película espiritualmente es quizá la más difícil que me han hecho. Un pintor pinta lo que ve, pero sabemos que Turner veía más allá del cielo y del mar. Iba más allá de la superficie. Hablaba de vivir, de morir, del sentido de la vida. No quiero ser pretencioso, pero eso es lo que entiendo por espiritual».

El realizador británico, que acaba de cumplir 71 años, ha abierto la competición en La Croisette con su « Mr. Turner», un retrato del pintor romántico protagonizado por Timothy Spall que se extiende durante 150 minutos. Con la minuciosidad del personaje retratado, Leigh dibuja un retrato sobre la madurez del artista.

«Era un hombre misterioso», reflexionaba en la rueda de prensa el actor principal. «He leído varias de sus biografías, y para mí, lo que convierte la película en algo tan maravilloso es que muestra cómo los genios no siempre están envueltos en un halo de romanticismo. Que la mayoría de los genios son raros, que son sociópatas. Este hombre era algo así como un simio, pertenecía a la clase trabajadora pero también tenía un alma poética», decía el intérprete.

«Turner es un gran artista, uno de los más grandes pintores de todos los tiempos», describía el cineasta. «Un pintor radical y revolucionario. Sentí que había lugar para una película fascinante, por la tensión entre la naturaleza mortal de este individuo y su épico trabajo, su manera de expresar el mundo». Spall leyó varias biografías del pintor: «Investigué mucho, porque sabía muy poco sobre Turner. Pero lo más maravilloso es que fuera un hombre pequeño, divertido y rechoncho, como yo».

Los colores de su paleta

Para componer el largometraje, repleto de fotogramas cuyo diseño recuerda a verdaderos cuadros, el director de fotografía Dick Pope se inspiró en la paleta de colores del propio Turner. «Leigh me dijo que iban a hacer la película sobre Turner hace tres años. Y me pidió que empezase a pintar. Así que empecé a pintar dos años antes de que comenzaran los ensayos», contaba Spall, que compone un Turner casi animal, que se mueve pesadamente y emite sonoros gruñidos. «Me han preguntado muchas veces si esta película es una autobiografía», reflexionaba Leigh. «No lo es. Pero sea quien sea el personaje que retrato, las películas que me interesan tienen que partir de una empatía y de un entendimiento de ese personaje».

Otro periodista se atrevía a preguntarle a Leigh si se considera un icono británico. Después de calificar la cuestión como «una pregunta tonta», el director de «El secreto de Vera Drake» o «Another Year» le espetaba: «Espero, como una persona profundamente iconoclasta, resistirme a la tentación de ser un icono. Por mucho que me atraiga». «Hay que ser excéntrico para ser un icono, y no sé si tú lo eres», añadía Timothy Spall.

--