Una enfermedad bacteriana se extiende con rapidez por los arrecifes de la costa sur de Florida
Una enfermedad bacteriana se extiende con rapidez por los arrecifes de la costa sur de Florida - UNIVERSIDAD OREGON
ESTADOS UNIDOS

Una enfermedad bacteriana se extiende con rapidez por los arrecifes de la costa sur de Florida

En una ciudad del área ya han prohibido los protectores solares más perjudiciales para los corales

MiamiActualizado:

El Santuario Marino Nacional de los Cayos de Florida anunciaba a comienzos de esta semana que el hábitat de los arrecifes de la costa sureste de Florida (EE.UU.) padece una enfermedad bacteriana que se transmitirse de un coral a otro por la propia circulación de la corriente marina.

A los investigadores les preocupa, sobre todo, el «amplio rango geográfico de la enfermedad bacteriana, su duración, su rápida progresión y las altas tasas de mortalidad, así como el número de especies (coralinas) afectadas», explican desde el espacio, dependiente de la Agencia Nacional Oceánica y Atmosférica.

Los expertos, ahora, intentan identificar los patógenos potenciales de esta enfermedad y su posible relación con los factores ambientales, así como las características de las colonias de coral pedregoso enfermas y aquellas resistentes al brote bacteriano.

Tal brote, que afectaba en 2014 a tan solo una mínima parte de los arrecifes de la costa sureste del estado de Florida, en 2018 se ha detectado en una extensión cercana al 90%, desde el condado de Martin hasta una gran parte de los Cayos.

El ecosistema de arrecifes de coral del sureste de Florida genera más de 70.000 empleos, que equivalen a unos 6.400 millones de dólares en ventas e ingresos anuales.

Los científicos han recomendado una serie de acciones para frenar el contagio en el delicado ecosistema coralino de los cayos de Florida, como pedir a los submarinistas y practicantes de esnórquel que «eviten tocar el coral» y que «desinfecten el equipo entre las inmersiones», especialmente si se ha viajado a países o lugares con infecciones.

En la ciudad de Cayo Hueso, que conforma un rosario de islotes en el extremo sur de Estados Unidos, se han tomado en serio la advertencia y han prohibido la venta de ciertos protectores solares a partir de 2021. La medida va dirigida a los productos que se considera que dañan con sus químicos (aquellos que contienen oxibenzona y octinoxato) los arrecifes de coral de esta región turística de Florida.