El transporte podría ser descarbonizado en Europa para 2050

Transport & Environment propone mayores impuestos sobre el combustible y tarifas en la carretera y fomentar el uso compartido de coches

MADRIDActualizado:

El transporte podría ser descarbonizado en Europa para el año 2050, aunque para ello serían necesarias importantes inversiones en el sector de las energías renovables, y medidas poco populares, como la subida de los impuestos a los combustibles, o el pago por utilización de determinadas carreteras. Según según Transport & Environment (T&E), el objetivo de vehículos sin emisiones contaminantes o efecto invernadero será posible haciendo frente a la demanda de vehículos alternativos y reduciendo la cantidad de energía,

T&E pide actuar "de inmediato" y que los gobiernos adopten medidas nacionales que aceleren la transición hacia el vehículo eléctrico. En este sentido, el estudio destaca que Europa debe vender su último automóvil con motor de combustión a principios de la década de 2030 ("en 2035 a más tardar") si quiere descarbonizar su transporte para 2050 y lograr así el objetivo del acuerdo de París.

Entre otras medidas para reducir el número de automóviles, hacer frente a la congestión del tráfico y hacer que las ciudades sean más habitables, el organismo destaca que podrían implementarse mayores impuestos sobre el combustible y tarifas en la carretera y fomentar el uso compartido de coches.

No obstante, resalta que, incluso con un paquete ambicioso de medidas de reducción de la demanda de vehículos solo ofrecerá, como máximo, una reducción del 28% de las emisiones en 2050, ya que la flota restante de vehículos impulsados por combustibles fósiles continuará emitiendo 60 millones de toneladas de dióxido de carbono (CO2).

"Se necesitan medidas adicionales para acelerar la renovación de la flota y el apoyo nacional para retirar los coches viejos", apunta T&E, subrayando que establecer zonas de cero emisiones (por las que no puedan circular vehículos de combustión) en las ciudades también motivará a los conductores a cambiar su coche.

Por otro lado, el organismo explica que es probable que los biocombustibles avanzados suministren solo el 3,5% de los combustibles para el transporte en 2030. Los combustibles sintéticos serán costosos e ineficientes, ya que requerirán grandes cantidades de electricidad limpia, equivalente a casi el 70% de la producción eléctrica actual en Europa, para alimentar a todos los autos en 2050, advierte el organismo.

Transport & Environment señala que la tecnología híbrida es solo parte de la transición hacia una movilidad sin emisiones. Además, apunta que la cantidad de electricidad 'limpia' necesaria para alimentar una flota de coches eléctricos en Europa en 2050 sería de 475 teravatio-hora, o el 14,7% de la electricidad generada en la Unión Europea (UE) en 2015.

También destaca que los objetivos actuales de reducción de emisiones de dióxido de carbono (CO2) para automóviles en 2025 y 2030 están muy por debajo del 60% "necesario" para alcanzar los objetivos climáticos del acuerdo de París. Alrededor de un tercio de los automóviles nuevos vendidos deberán ser electrificados para alcanzar el objetivo de CO2 de la UE para 2030, pero para 2035, todos los automóviles nuevos deberán ser de cero emisiones.

En este sentido, también resulta que se debe apoyar el desarrollo de la cadena de suministro de vehículos eléctricos en Europa a través de un marco propicio, que incluya la fabricación competitiva de baterías seguras y sostenibles.

En el caso de las furgonetas, defiende que establecer "ambiciosos" estándares de emisiones de CO2 para 2025 y 2030 sería un paso en la "dirección correcta. El pleno del Parlamento Europeo ha pedido elevar al 35% el objetivo de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero de nuevos camiones en 2030, con una meta intermedia del 20% para 2025, ambos en comparación con los niveles registrados en 2019.

Por su parte, T&E afirma que las motos son responsables de menos del 1% del total de emisiones de gases de efecto invernadero del transporte en la UE, así como que los autobuses urbanos son el primer medio de transporte donde la electrificación está teniendo un mayor impacto.

"Esperamos que los autobuses urbanos sean el primer medio de transporte que alcance las cero emisiones gracias a la electrificación. Algunos fabricantes aseguran que las ciudades solo van a comprar autobuses eléctricos en 2025", añade.

Las ventas europeas de autobuses urbanos eléctricos se situaron en más de 1.00 unidades en 2017, frente a las 400 unidades que se matricularon un año antes. Para 2018, T&E estima una cuota de mercado para este tipo de vehículos en torno al 9%. Daimler, Scania, MAN, Volvo e Iveco se encuentran entres los principales fabricantes que apuestan por la expansión de una flota de autobuses 100% eléctricos.