Así se hacen la pruebas de choque de Euro NCAP

Los coches más seguros testados en 2018

Sistemas de conducción asistida logran mejores resultados y más estrellas de Euro NCAP

MADRIDActualizado:

Poco a poco los vehículos más modernos cuentan con novedosos sistemas de seguridad activa y pasiva, sistemas autónomos o semi autónomos que por un lado facilitan la comodidad a la hora de conducir, y por otro los hacen cada vez más seguros evitando que se produzcan accidentes. Como cada año el organismo europeo Euro NCAPha publicado los «Best in Class», el listado de los vehículos más seguros en su categoría, tras someterlos a exhaustivas pruebas, entre ellas los famosos «crash test» o pruebas de choque con los que evalúan su respuesta ante un accidente.

En 2018 los modelos Mercedes-Benz Clase A, Hyundai Nexo y Lexus ES han logrado los mejores resultados de sus respectivos segmentos entre los 23 modelos probados a lo largo del año.

El Mercedes-Benz Clase A fue el mejor coche en la categoría «familiar pequeño» con una puntuación del 96% en protección de pasajeros adultos, del 91% en de protección infantil, del 92% en protección de peatones y del 75% en sistemas de seguridad.

Lexus lideró con el modelo ES el segmento de «híbridos y eléctricos» tras lograr un 91% en protección de pasajeros adultos, un 87% en protección infantil, un 90% protección de peatones y un 77% en sistemas de seguridad.

El Mazda 6 también destaca en la categoría de berlinas y familiares de tamaño grande, con un 95% en seguridad hacia el conductor, 91% de protección infantil, 67% respecto a los peatones, y 73% en sistemas de ayuda a la conducción.

En la categoría de «todoterrenos grandes», el Hyundai Nexo, el coche de hidrógenode la marca coreana fue el que logró los mejores resultados al obtener un 94% en protección de pasajeros adultos, un 87% en protección infantil, un 67% en protección de peatones y un 80% en sistemas de seguridad y asistencias a la conducción. También se destaca como vehículo con motor convencional el Hyundai Santa Fe, con un 94% en seguridad hacia el conductor, 88% en seguridad infantil, 67% en seguridad hacia los peatones, y un 76% por sus ayudas a la conducción.

Modelos de cinco a cero estrellas

De los 23 modelos sometidos a las diversas pruebas en 2018 un total de 16 obtuvieron la máxima calificación de «cinco estrellas». Otros cuatro vehículos, en este caso furgonetas pequeñas, lograron cuatro estrellas: Ford Tourneo Connect, Opel Combo, Citroën Berlingo y Peugeot Rifter. El Jeep Wrangler, con una estrella, y el Fiat Panda, que no logra ninguna, se sitúan a la cola entre los modelos probados a lo largo de 2018. También como consecuencia de los test Euro NCAP Hyundai ha revisado el sistema de airbag de cortina en su modelo Santa Fe equipado con techo panorámico. Otra marca que ha modificado sus sistemas de seguridad ha sido BMW, que ha cambiado el airbag de rodilla de su modelo X5 tras comprobar que los resultados de la prueba de colisión frontal eran mejorables.

Las marcas apuestan fuerte por conseguir las «cinco estrellas» del laboratorio europeo, para lo cual este organismo sacrifica las unidades más recientes llegadas al mercado en sus famosos «crash-test». En ellos se realizan test de impacto frontales, laterales y contra un poste a diferentes velocidades (de 50 a 64 km/h), y se otorga una nota de 0 a 100% en función de la seguridad que proporcione el vehículo. El sistema de valoración evoluciona a medida que la tecnología se moderniza, por lo que cada año se realizan nuevas pruebas y se ajustan los niveles de estrellas.

Es por eso que se pueden dar curiosos resultados, como el obtenido este año por el Fiat Panda, que destaca por no haber conseguido en 2018 ni una sola de las estrellas Euro NCAP. Esto no significa que se trate de un vehículo «peligroso», ya que en el año 2011 este mismo modelo lograba cuatro de las cinco estrellas posibles. La explicación consiste en que cada año cobran más peso en la puntuación los asistentes a la conducción, que suelen estar más presentes «de serie» en los modelos de alta gama, y en coches como el Panda suelen ser «extras». Algo similar sucede con el Jeep Wrangler, un vehículo estrenado en 2018 y que tan solo cuenta como asistente de seguridad de serie con el sistema de frenada automática. En este caso, dado que el coche es un auténtico 4X4, no sería lógico contar con asistentes a la conducción como por ejemplo el de mantenimiento de carril, cuando al circular fuera del asfalto habría que desconectarlos para poder avanzar sin problemas.