Madrid 2020: La mejor candidatura para lograr el sueño olímpico
La candidatura Madrid 2020 cuenta con el apoyo decidido de la Casa Real: el Príncipe Felipe, con los miembros del COE y la Oficina Olímpica madrileña - Jaime Garcia

Madrid 2020: La mejor candidatura para lograr el sueño olímpico

La capital comenzó su camino hacia los Juegos en el año 2000; en cuestión de días, sabrá si a la tercera va la vencida

s. medialdea
Actualizado:

Fue el viernes 1 de septiembre de 2000 cuando el alcalde de Madrid, José María Álvarez del Manzano, anunció oficilamente que Madrid entraba en la carrera olímpica. Incluso daba una cifra, 300.000 millones de pesetas, como la cantidad mínima que habría de invertirse para ello. Todo estaba por hacer entonces, pero las bases estaban sobre el papel: el Estadio Olímpico, en La Peineta. En aquel momento, Sevilla también competía por ser sede olímpica, y es norma del COI que sólo una ciudad de cada país sea candidata. Así que esa fue la primera carrera de Madrid: ganar a Sevilla, algo que consiguió el 21 de enero de 2003, cuando el Comité Olímpico Español así lo decidió.

Desde entonces, la capital no ha dejado de correr, aunque no le haya acompañado el éxito. Su papel en los dos intentos anteriores ha sido muy bueno, pero en esta competición sólo obtiene medalla el que llega el primero. El intento para los Juegos de 2012 –en el que competían con Madrid Nueva York, París, Londres y Moscú- terminó un 7 de julio en Singapur, cuando los miembros del COI decidieron dar la espalda a la favorita, París, eligiendo a Londres, una imagen virtual espléndidamente «vendida» por su director, Sebastian Coe, y por el entonces primer ministro británico, Tony Blair.

Madrid volvió a intentarlo para los siguientes Juegos, los de 2016. Entonces, las rivales no eran menos duras que la primera vez: la capital de España se enfrentó al Chicago de Obama, al gigante económico Tokio, y a la corriente de simpatía de la emergente Río de Janeiro, y su aún más emergente presidente Lula da Silva. El COI optó, en octubre de 2009 en Copenhague, por dar los Juegos a Sudamérica, algo que nunca había ocurrido hasta encontes. Madrid volvió a quedarse a la espera.

En esta ocasión, la tercera, teóricamente todo está a nuestro favor: la ley no escrita que manda la rotación de continentes –unos Juegos, en Europa, y los siguientes en otro diferente-; la inoportunidad de la candidatura japonesa –en 2018 los Juegos de Invierno irán a la vecina PyongChiang, Corea del Sur-; y las dudas sobre Estambul. Pero la crisis económica puede dar al traste, en esta ocasión, con nuestras aspiraciones.

Falta poco tiempo para conocer la decisión de los miembros del COI: deberán votar sobre las tres candidatas el 7 de septiembre en Buenos Aires. Y no sólo sobre eso: también se decidirán entonces otras cuestiones, entre ellas quién es el siguiente presidente del COI, dado que el actual, Jacques Rogge, se despide con esta elección. En todo caso, estamos en la recta final. El día 7 Madrid sabrá si ha alcanzado su objetivo o si aún tiene que seguir esperando.