Interior de uno de los 40 nuevos coches OCR de la Policía Municipal
Interior de uno de los 40 nuevos coches OCR de la Policía Municipal - abc
seguridad

40 nuevos coches con cámara de la Policía Municipal, «aparcados» en el depósito

Los vehículos no se han puesto en servicio desde que los presentaran el pasado mayo. El Ayuntamiento afirma que espera una firma de industria para su homologación y uso

Actualizado:

La Asociación de Policía Municipal Unificada (APMU) denuncia que desde el pasado mes de mayo, cuando fueron presentados a la prensa, 40 nuevos coches de la Policía Municipal «duermen» en el depósito de la Unidad de Vehículos y Señalización, en la avenida de Valladolid.

Se trata de los llamados vehículos OCR, aquellos que tienen incorporada una cámara que capta matrículas de otros vehículos mientras se patrulla. Son, por ejemplo, los utilizados en la búsqueda del vehículo del pederasta de Ciudad Lineal.

Según APMU, la razón por la que están parados los coches es porque «el armazón del ordenador de a bordo tapa el airbag, con lo que, si éste se activara, habría peligro de que estallara y clavara los hierros a los agentes».

Fuentes municipales reconocieron que los coches siguen en el depósito, pero negaron cualquier problema con el airbag. Indicaron, además, que están a la espera de que el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial, dependiente del Ministerio de Industria, firmen su homologación para que funcionen los coches. «Los nuevos OCR sustituirán a los que ya hay, con lo que no faltan coches en la calle», añadieron las mismas fuentes.

Sirenas de bajo volumen

Por su parte, APMU insiste en que los coches de la Policía Municipal tienen un limitador de decibelios que hace que sus sirenas no se oigan bien cuando están de servicio. Se ha dado algún caso, como adelantó este periódico, en que algún conductor ha tenido un accidente con los policías por no escuchar la sirena.

«El límite es de 94,5 decibelios, cuando antes era de 102,7», denuncian. ¿La razón? Cumplir la nueva normativa municipal del ruido, que obliga a no sobrepasar los 95 decibelios. Sin embargo, los coches de la Policía Nacional no parece que acepten la normativa, puesto que sus sirenas llegan a los 105 decibelios, anadieron desde APMU.

Al parecer, la empresa VAMA quiere cobrar al Ayuntamiento por retirar el limitador de sonido de los vehículos municipales.