Cruz Roja advierte sobre los efectos del calor en los ancianos
Dos ancianas se protegen del calor en casa, a golpe de abanico - valeria merino
altas temperaturas

Cruz Roja advierte sobre los efectos del calor en los ancianos

Este domingo se ha activado la alerta naranja, sinónimo de un riesgo «importante»

Actualizado:

La alerta amarilla declarada a causa de los 37 grados de ayer en Madrid se ha convertido hoy en alerta naranja, lo que es sinónimo de un riesgo importante para la población, y especialmente para los niños, los enfermos y las personas mayores.

Los mayores corren más riesgo de sufrir las consecuencias derivadas del calor porque responden peor a las temperaturas extremas. Los cuadros más leves son «la fatiga, el agotamiento y la deshidratación», según el médico de Cruz Roja Javier Palencia, quien también ha indicado que el nivel más grave es «el golpe de calor», que suele aparecer en personas mayores.

«La ola de calor afecta principalmente a los ancianos porque a su edad no regulan la temperatura del mismo modo, y porque la mayoría toma fármacos que dificultan la expulsión del calor», ha dicho también Palencia.

Desde el año 2004, el Ayuntamiento, a través de la Dirección General de Mayores y Atención Social, pone en marcha un conjunto de acciones y mecanismos para proteger a la población de mayor edad en esta temporada de elevadas temperaturas.

Las medidas incluyen comunicación e información a los profesionales y a la población afectada, con especial incidencia en aquellos grupos de mayores que son atendidos por los servicios sociales del municipio a través de los Servicios de Ayuda a Domicilio, Teleasistencia Domiciliaria, Centros de Día y Comidas a domicilio.

Una de las acciones más importantes es el aprovechamiento del servicio de Teleasistencia, (TAD), con 130.000 usuarios a los que se envían mensajes sobre las medidas a tomar en esta época, facilitándoles consejos útiles para prevenir los efectos de la exposición a las temperaturas elevadas.

El Ayuntamiento recomienda mantener las persianas bajadas y las ventanas abiertas mientras se esté en casa, evitar salir de casa durante las horas centrales del día (entre las 12:00 y las 18:00 horas), usar ropa holgada de colores claros y protegerse del sol con gafas, sombrero y cremas.

Asimismo, aconseja beber por lo menos tres litros de agua al día, evitar las comidas copiosas y tomar duchas o baños de agua fría con frecuencia.