Imagen de uno de los cuidadores del Bioparc alimentanto a la rata gambiana - abc
valencia

Así se cría a la rata más grande del mundo

Bioparc Valencia alimenta a mano a este roedor, que evita miles de muertes y mutilaciones de personas

Actualizado:

Hace 8 semanas nació una rata gambiana (Cricetomys gambianus) en la Sabana subterránea de Bioparc Valencia. Fue rechazada por su madre con lo que el equipo técnico del parque decidió criarla a mano desde entonces. Al nacer pesó 119 gramos y actualmente 171. Se alimenta con cuatro tomas diarias de leche para bebés humanos, suministrados con “mini-biberones” especiales y una toma sólida de frutas y verduras.

Su evolución es positiva y en estos días comienza a reconocer los recintos exteriores del parque, en la recreación de la “madriguera del oricteropo”. El subsuelo de la sabana africana es un nicho ecológico único y nos descubre la vida subterránea. Así, en Bioparc Valencia se ha logrado que los visitantes puedan penetrar en este mundo tan desconocido a través de las madrigueras construidas por los oricteropos o cerdos hormigueros que sirven como guarida para otros animales como los jabalís verrugosos, las hienas o las ratas gambianas.

Esta especie es la rata más grande conocida. Como otros roedores, acumulan gran cantidad de semillas, frutos y hojas en sus mejillas que se estiran considerablemente. Este alimento es transportado hasta la madriguera donde lo guardan para hacer frente a las épocas de escasez.

La rata gigante gambiana presta una importante labor a poblaciones africanas que han sufrido o sufren conflictos bélicos. Gracias a un sentido del olfato muy desarrollado y a que son animales fácilmente domesticables, son de gran ayuda porque son capaces de detectar las minas antipersonales. Dado su bajo peso, pueden caminar por encima de las superficies donde han sido enterradas.

Es un animal con una distribución geográfica muy diseminada. Se encuentra en África central, desde la costa oeste a la este, y en el sur, desde el extremo noreste de Sudáfrica hasta el sur de Angola.

Este verano, los visitantes de Bioparc Valencia pueden observar de cerca esta especie tan desconocida pero con un importante papel en el continente africano. De hecho, es la única institución zoológica en España que alberga esta especie. Un motivo más para sumergirse en la cuidada recreación de los paisajes, fauna y flora de África.