La última moda en «ahorro familiar»: pagar para manipular el contador de la luz
Imagen de parte del material confiscado por la Guardia Civil - ABC
SUCESOS

La última moda en «ahorro familiar»: pagar para manipular el contador de la luz

La Guardia Civil detiene a dos hombres que cobraban hasta 600 euros con la falsa promesa de reducir el consumo eléctrico

Actualizado:

Efectivos de la Guardia Civil han detenido a dos hombres, de 32 y 57 años, acusados de manipular contadores de luz en las viviendas y cobrar entre 400 y 600 euros a los propietarios, según ha informado el Instituto Armado en un comunicado. Los detenidos en esta actuación, denominada Operación 'Chispazo 6', son de nacionalidad española y están acusados de delitos de estafa, intrusismo profesional y defraudación de fluido eléctrico.

La Guardia Civil abrió la investigación a principios de septiembre tras recibir diversas denuncias de particulares y de una empresa de suministro de luz. Fruto de las gestiones realizadas, los agentes comprobaron que se trataba de dos personas, uno de los cuales mediante la promesa de rebajar el consumo eléctrico conseguía convencer al cliente para que cambiase de empresa suministradora de luz, mientras que el otro detenido se personaba en el lugar identificándose como técnico de la nueva compañía, a continuación retiraba el precinto oficial manipulaba el contador y lo sustituía por otro sin la identificación del instalador. Cobraba por este servicio entre 400 y 600 euros. Por todo ello, la Guardia Civil detuvo el día 22 de noviembre a dos varones, I.P.P. de 32 años y de E.A.M. de 57 años, ambos de nacionalidad española, como presuntos autores de delitos de estafa, intrusismo profesional y defraudación de fluido eléctrico. En el registro practicado en uno de los domicilios dentro de la provincia de Valencia, los agentes intervinieron 57 precintos y cableado para el sellado de los contadores. Según las investigaciones realizadas por la Guardia Civil hasta el momento, los detenidos están supuestamente implicados en cinco delitos de estafa, nueve delitos de defraudación de fluido eléctrico, y un delito de intrusismo profesional. Ocurridos todos ellos en la provincia de Valencia. Los detenidos han pasado a disposición del juzgado de Instrucción número 2 de Ontinyent.