Los equipos de rescate desescombran una vivienda destruida por una bomba en Tikrit. - AP

El Pentágono pide a los «medios serios» que no den credibilidad a WikiLeaks

El sitio web de Julien Assange prepara la publicación inmediata de 500.000 documentos sobre la guerra de Irak

WASHINGTON Actualizado:

El Pentágono insta a los grupos de prensa internacionales a no publicar el contenido de los cerca de 500.000 documentos clasificados sobre la guerra de Irak que WikiLeaks tiene previsto divulgar en los próximos días. Se trata de la tercera tanda de revelaciones divulgadas por este sitio web, tras dos primeras filtraciones masivas de documentos dedicadas, desde el pasado julio, a la guerra de Afganistán.

Un portavoz del Pentágono, el coronel David Lapan, dijo que el Ejército de Estados Unidos está urgiendo «rotundamente» a WikiLeaks a «devolver los documentos robados al Gobierno estadounidense, y le conmina a que no los publique». Además, Lapan apeló a los medios de comunicación para que se abstengan de difundirlos si acaban viendo la luz. «Los medios deben ser precavidos y no facilitar la filtración de documentos clasificados por parte de esta organización de dudosa reputación», señaló el portavoz del Pentágono. Lapan apuntó que la credibilidad de este sitio web, fundado por Julien Assange, depende de la fiabilidad que den a los documentos los «medios de comunicación serios».

Un equipo puesto en marcha por el Pentágono, integrado por 120 expertos, ha revisado todos los documentos que se cree que WikiLeaks tiene previsto publicar en las próximas horas. Este grupo de trabajo está preparado para actuar con rapidez ,una vez que los documentos sean colgados en internet, para evaluar el daño que podrían causar al tratarse de material clasificado.

El Departamento de Defensa espera que este equipo sirva para mitigar el daño que la filtración podría causar a sus fuentes de inteligencia y a los métodos con que desarrolla sus operaciones. La principal preocupación, precisó Lapan, es la «seguridad de los iraquíes mencionados en los documentos», colaboradores de las fuerzas de seguridad estadounidenses.

Los cerca de 70.000 folios publicados el pasado julio por WikiLeaks sobre la guerra de Afganistán revelaron que el Ejército estadounidense había silenciado la muerte de civiles, y la preocupación del Pentágono por la colaboración de las autoridades paquistaníes con los talibanes.