Los manifestantes en Alejandría muestran una fotografía de Jaled Said, muerto presuntamente a manos de la policía - AP

El Baradei encabeza la protesta contra Mubarak en Egipto

La manifestación, que tuvo lugar en Alejandría, tuvo como objetivo protestar por la reciente muerte a manos de la policía del joven Jaled Said, presuntamente como consecuencia de torturas

MADRID Actualizado:

La personalidad egipcia más conocida en el mundo, el ex director de la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA) y premio Nobel de la Paz Mohamed El Baradei, ha encabezado por primera vez desde el regreso a su país natal una protesta popular contra el régimen del presidente Hosni Mubarak.

La manifestación, que tuvo lugar en Alejandría, tuvo como objetivo protestar por la reciente muerte a manos de la policía del joven Jaled Said, presuntamente como consecuencia de torturas. El Baradei, de 68 años, se había limitado hasta ahora a respaldar una campaña de firmas contra los treinta años de "ley de emergencia", que deja impunes los abusos policiales. El régimen autoritario de Mubarak justifica esa norma por la "necesidad de reprimir el terrorismo islámico".

La protesta reunió a varias miles de personas, pocas para un país de 84 millones, pero excepcionales en el caso de Egipto. Son raras las manifestaciones contra el régimen autocrático que reúnan a más de un centenar de personas por las medidas represivas que enseguida ejerce el régimen. La protesta de Alejandría se realizó de manera pacífica pese al enorme despliegue policial, debido probablemente a la presencia física de El Baradei.

El ex director de la AIEA mantiene abierta la posibilidad de concurrir a las elecciones presidenciales del año que viene, aunque exige un cambio de ley electoral para impedir la reelección automática de un Mubarak. La oposición laica ha puesto en El Baradei su gran esperanza, por el prestigio y autoridad que encarna su figura. La única oposición real al régimen egipcio está constituida por los islamistas de la formación Hermanos Musulmanes, relativamente controlados por el gobierno y auténtico poder en la sombra.