Detenidos unas horas dos ex presos de la Primavera Negra en Cuba

Iván Hernández y Félix Navarro fueron arrestados en la provincia de Matanzas cuando iban a reunirse por primera vez desde su excarcelación, en febrero y marzo, junto a otros disidentes

MADRID Actualizado:

El sabor de la libertad les supo a poco. Los ex prisioneros de conciencia Félix Navarro e Iván Hernández Carrillo fueron detenidos este lunes durante unas horas junto a otros cinco disidentes cubanos, cuando se disponían a reunirse por primera vez desde su excarcelación, en el municipio de Perico (provincia de Matanzas).

Navarro y Hernández fueron de los últimos en salir de prisión del llamado «Grupo de los 75», arrestados durante la oleada represiva de la Primavera Negra de 2003. El 23 de marzo el primero y el 19 de febrero el segundo. Como otros diez miembros de este grupo se negaron a cambiar la celda por el exilio en España, tras el diálogo inédito entre el régimen comunista y la Iglesia católica cubana.

Sayli Navarro, hija del opositor cubano, confirmó a ABC la liberación a cuentagotas de los siete disidentes. Eduardo Pacheco, Jorge Luis Aveleira, Félix Pérez Palenzuela, Nelson Ruiz Alonso y Carlos Olivera, son los otros cinco opositores detenidos. Félix Navarro e Iván Hernández, presidente y vicepresidente, respectivamente, del Partido por la Democracia Pedro Luis Boitel, fueron amendrentados por la Seguridad del Estado «con revocarles la licencia extra penal, que les devolvería a prisión, si persisten en reunirse». Sayli Navarro asegura también que han convocado la reunión para el próximo viernes.

Un día después comienza en La Habana el VI Congreso del Partido Comunista de Cuba, en el que se abordarán las reformas económicas, pero no las políticas que reclama la disidencia.

La Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (Ccdhrn), que dirige Elizardo Sánchez, denunció hace pocos días que solo en el mes de marzo se produjeron 264 detenciones arbitrarias. Estos arrestos, en los últimos años, suelen durar unas horas o unos días. Después de la excarcelación de los 52 últimos presos de la Primavera Negra, de los que solo doce siguen en la isla, Sánchez asegura que «nuestra preocupación se centra en el medio centenar de presos por indudables motivos políticos, cuyos casos están bien documentados y que permanecen en el gulag de los Castro en condiciones de alta vulnerabilidad, expuestos a todo el odio político que es capaz de mostrar el régimen».