Unicef denuncia la utilización de niños soldados en el norte de Malí

La ONG cifra en vario centenares los menores reclutados en el conflicto del país

madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Cientos de niños soldados están siendo reclutados por grupos armados que operan en el norte de Malí según denuncia UNICEF. Según la ONG cuenta con informes que aseguran que esta cifra está amentando de manera considerable en los últimos meses. Ya el pasado mes de julio infromó de que existían al menos 175 casos de menores de edades comprendidas entre los 12 y los 18 años que pelean en el conflicto del país, aunque aclara que resulta muy complicado controlar la cifra exacta.

La situación del país se ha ido agravando desde el golpe de estado cebandose sobre todo en el norte donde se acumula la tasa más alta del país de desnutrición global y las escuelas han estado cerradas la mayor parte del curso. Además, UNICEF advierte de que se ha empezado a extender el cólera a lo largo del río Níger entre decenas de miles de personas que han sido expulsadas de sus casas.

Los rebeldes tuareg del Movimiento Nacional para la Liberación del Azawad (MLNA) y los milicianos islamistas del Ansar Dine ocuparon en marzo la mayor parte del norte de Malí con el objetivo de crear un estado independiente. Dicha nación independiente estaría compuesta por las regiones de Kidal, Gao y Tombuktú. El secesionista MLNA y Ansar Dine, entre otros grupos armados malienses, aprovecharon el golpe de Estado perpetrado el pasado 22 de marzo en Bamako por varios soldados de segundo nivel de Malí para hacerse con el control de toda la región.

Según el comunicado de la ONG «UNICEF hace un llamamiento a todas las partes en el conflicto, incluyendo líderes y miembros de las comunidades, a proteger a los niños frente a los peligros de los conflictos armados y evitar que participen en las hostilidades». «El reclutamiento y utilización de niños menores de 18 años por parte de grupos armados está prohibida por el derecho internacional, llegando a constituir un crimen de guerra y crimen contra la humanidad si los niños reclutados tienen menos de 15 años», ha subrayado el organismo.