Trump visita el epicentro del incendio de California y se olvida de su nombre

La lucha contra el infierno continúa en un escenario con un balance imparable. Los desaparecidos...

Actualizado:

La lucha contra el infierno continúa en un escenario con un balance imparable. Los desaparecidos son 1276, 265 más que ayer, explican las autoridades del condado de Butte, arrasado por el peor incendio de la historia del estado. 9700 casas destruidas, al menos 76 muertos, 63 identificados. Los equipos de rescate encuentran entre cinco y diez cadáveres diarios bajo los escombros y las autoridades creen que el balance aumentará. Sobre el terreno,  5600 bomberos han logrado controlar un 60% de las llamas, pero la previsión es que tengan que trabajar para extinguirlo durante dos semanas más. Una devastación que Donald Trump ha comprobado in situ, más de una semana después de que se originara el fuego y sin tener muy claro el nombre de Paradise, Paraíso, el epicentro de la tragedia, al que se refirió como "Placer". Aunque muchos expertos vinculan los incendios con la sequía, el mandatario sigue negando el cambio climático. Pero ha bajado el tono, tras las duras críticas en las que responsabilizaba a las autoridades del Estado de California de la tragedia por una supuesta mala gestión de los bosques. Ha asegurado que la administración federal se implicará al cien por cien en la recuperación.-Redacción-