Parte de una caravana que viajan desde Centroamérica hacia Estados Unidos
Parte de una caravana que viajan desde Centroamérica hacia Estados Unidos - Reuters

Trump acusa a México de «abusar» de EE.UU. y amenaza con imponer más aranceles

El presidente de EE.UU. ha fijado hasta el 10 de junio como plazo para que las autoridades mexicanas detengan el flujo de inmigrantes o impondrá aranceles progresivos sobre las importaciones para aniquilar la economía nacional

Actualizado:

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha exigido una vez más a las autoridades mexicanas que detengan «la invasión» protagonizada por los inmigrantes ilegales a través de la frontera o, de lo contrario, las empresas estadounidenses dejarán de operar en el país.

Trump, que acusa a México de «abusar» de EE.UU., ha fijado hasta el 10 de junio como plazo para que las autoridades mexicanas detengan el flujo de migrantes o impondrá aranceles progresivos sobre las importaciones para aniquilar la economía nacional.

«La gente lleva años diciendo que tenemos que hablar con México. El problema es que México es un "abusador" de Estados Unidos. Siempre coge pero nunca da. Ha sido así durante décadas», ha dicho Trump en su cuenta de Twitter.

En su mensaje, Trump ha proseguido con una amenaza: «O bien detienen la invasión de nuestro país por traficantes y cárteles, algo que podrían hacer muy fácilmente, o nuestras muchas compañías que han sido engañadas para instalarse al sur de la frontera regresarán a Estados Unidos gracias a estos aranceles», ha añadido. «¡América ya ha tenido suficiente!», ha concluido el mandatario.

Asimismo, el magnate neoyorquino ha aseverado que «México va a mandar una gran delegación para hablar sobre el muro» y ha lamentado que «el problema es que las partes llevan 25 años hablando» sin que ocurra nada al respecto.

«Queremos acciones, no palabras. Podrían solucionar la crisis fronteriza en un día si lo quisieran», ha manifestado Trump.

Las medidas anunciadas por Trump buscan que su vecino del sur ponga freno a la llegada de migrantes indocumentados que huyen de la pobreza y la violencia desde países de Centroamérica, principalmente, a lo cual el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha respondido que México ha hecho un gran esfuerzo por resolver el problema.

«Sepan que no nos hemos quedado de brazos cruzados o (no crean) que no nos importa y que estamos viendo el asunto como si fuese nada más un problema de Centroamérica y de Estados Unidos, aunque México es país de paso», ha argumentado este sábado López Obrador.

El mandatario mexicano ha apuntado que no aceptará confrontación alguna con Estados Unidos porque no desea entrar en ninguna guerra comercial, pero no descartó acudir a tribunales internacionales para dirimir el conflicto de ser necesario.