Seis generales de brigada sirios huyen a Turquía para unirse a la insurgencia
Manifestación de refugiados sirios contra Assad en Jordania - reuters

Seis generales de brigada sirios huyen a Turquía para unirse a la insurgencia

La llegada a la oposición de más militares dificulta la ya complicada unidad de los rebeldes

corresponsal en estambul Actualizado:

¿Ha comenzado la cadena de deserciones en el seno del régimen sirio? Tras la renuncia, el jueves, de Adbo Hussameldin, viceministro del petróleo, el viernes se ha hecho público que quince soldados y oficiales han desertado a Turquía en las últimas veinticuatro horas, entre ellos seis generales de brigada, cuatro coroneles y una teniente. El grupo llegó a territorio turco en un grupo de doscientos treinta y cuatro refugiados ayer jueves.

Es más: los portavoces del Ejército Sirio Libre aseguran que al menos cincuenta oficiales se han pasado a sus filas durante la pasada semana. «La situación ha cambiado muy rápido en Siria. Todo el mundo teme por su vida, incluyendo a los altos generales», declaró el coronel Aref Hamud al diario estadounidense «Wall Street Journal».

La mayoría han huido de las posiciones que ocupaban en la región norte, en Idlib y Yebel Zawiya, donde existe una importante presencia rebelde. El número de desertores desde el inicio de las protestas supera ya los cuarenta mil, según diplomáticos turcos.

La deserción de estos altos oficiales promete acrecentar el problema de liderazgo ya existente en el seno del Ejército Sirio Libre, donde ya existe un enfrentamiento entre el coronel Riad Al Asaad, el fundador de la guerrilla, y el general de brigada Mustafá Al Shaij. Este último trató de hacerse con el mando de la insurgencia tras su llegada hace dos meses, pero Asaad se ha negado a cederle el mando.

Mientras un sector de los opositores de base apoya a Shaij, a quien ven como un militar más capaz y menos ideológico, muchos de los guerrilleros prefieren seguir bajo el mando de Asaad.Los insurgentes mantienen los nombres de muchos de estos desertores en secreto, para evitar represalias contra sus parientes. Esta semana, la inteligencia de la fuerza aérea (un servicio de seguridad leal al régimen) arrestó a la esposa y los seis hijos del general de brigada Fayez Amro, un alto cargo del Ejército Sirio Libre, y permanecen desaparecidos desde el miércoles.

La llegada de estos refugiados, tanto civiles como desertores, coincide con una ofensiva militar en Idlib. Mientras tanto, el ejército continúa castigando los barrios rebeldes de Homs, donde hoy han muerto al menos cuatro personas a consecuencia de los bombardeos de la artillería gubernamental, según han informado los activistas de la oposición.