Plataforma de Repsol en Venezuela
Plataforma de Repsol en Venezuela

Si Pedro Sánchez no reconoce a Guaidó pone en riesgo las inversiones españolas

El capital de las empresas y las propiedades de los residentes españoles suman más de 41.000 millones de euros en Venezuela, que se perderían con Nicolás Maduro

CORRESPONSAL EN CARACASActualizado:

Si el presidente Pedro Sánchez no reconoce al presidente encargado, Juan Guaidó, después del ultimátum de 8 días que le han dado a Nicolás Maduro para convocar elecciones, pondría en riesgo las inversiones españolas en Venezuela que suman más de 41.000 millones de euros.

España es la principal inversora extranjera en Venezuela y tanto el capital de sus empresas más emblemáticas así como las propiedades de los residentes españoles podrían perderse si Maduro continúa en el poder, a semejanza de lo ocurrió con la revolución cubana donde los españoles no pudieron recuperar sus inversiones.

Los economistas financieros venezolanos Rosana Sosa García y Boris Ackerman, publicaron este lunes un informe en el portal digital local La Patilla donde advierten sobre los peligros que tendrían las inversiones españolas en Venezuela si Pedro Sánchez no reconoce al recién proclamado presidente interino del país.

El no reconocimiento de Guaidó como «presidente interino» de Venezuela, representa para España y la Unión Europea en su conjunto «un peligro potencial». Recordaron los analistas que la reciente inclusión de la crisis venezolana en la agenda del Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas le dio al tema dimensión mundial.

Señalan que cualquier transacción comercial o financiera que incluyan activos del Estado u otras operaciones con Maduro y su régimen carece de legitimidad a partir de la juramentación del presidente interino Guaidó el 23 de enero.

Rosa Sosa, que reside en España, sostiene que la jura de Guaidó «fue desestimada en un primer momento por el gobierno español que preside Sánchez, pero no fue ignorado por países de gran envergadura como Inglaterra».

Y cita el ejemplo del Banco de Inglaterra, que actuando legalmente rechazó la repatriación de 1.200 millones de dólares en oro que había solicitado Maduro, que desde el 10 de enero está usurpando la Presidencia.

La Secretaría de Comercio español estima que hay un centenar de empresas establecidas en Venezuela como el BBVA, Repsol, Acciona, y otras, representaban a finales de 2015 inversiones directas españolas por un monto de 21.313 millones de euros.

La economista Sosa señala que el gobierno socialista de Pedro Sánchez «está poniendo en riesgo este patrimonio de empresas que generan empleos directos dentro y fuera de España».

Pérdidas patrimoniales

Igual pone en riesgo la pérdida patrimonial de españoles (particulares) que tienen activos en Venezuela no solo por la disminución de su valor sino por la paralización que supone el vacío legal en el que se encuentran todos inmersos actualmente.

«Los grandes perdedores de la catástrofe que vive Venezuela no son las empresas del IBEX, son los ciudadanos de a pie y la estimación de dichas pérdidas se hace más que necesaria», afirma Sosa.

Los residentes españoles y sus descendientes han sufrido en Venezuela enormes pérdidas patrimoniales que superan a lo que ha mermado en la inversión de las grandes empresas.

Si se cuantifica la población española en Venezuela en una cifra superior a los 415.000 habitantes y se estima un patrimonio personal promedio de 50.000 euros, incluyendo activos inmobiliarios y viviendas «la pérdida estaría entonces en una cifra superior a los 20.000 millones de euros en que ha caído el valor de la inversión de las grandes empresas».

Esta pérdida se representa en la desvalorización de sus viviendas y bienes inmobiliarios, y en la total depreciación de activos productivos, añade el informe.

El actual cuadro que describe a Venezuela nos presenta «una población absolutamente empobrecida y viviendo en condiciones paupérrimas, sin medicinas, sin alimentos y quizás con los peores servicios públicos del mundo occidental. Los españoles que residen o tienen sus propiedades en Venezuela, no están exentos de esa situación, es más, son de las poblaciones más afectadas por la crisis».

La transición a la democracia será el único camino para que cientos de miles de españoles recuperen sus patrimonios en Venezuela.