Salé promete una nueva Constitución y un sistema parlamentario de gobierno

La oposición rechaza la propuesta porque considera que no son suficientes y que llegan demasiado tarde y que, por tanto, seguirán reclamando la dimisión de presidente

Actualizado:

El presidente yemení, Alí Abdulá Salé, ha anunciado este jueves la elaboración de una nueva Constitución para instaurar un sistema parlamentario del gobierno en el país, en un intento por reducir las crecientes protestas para reclamar su dimisión, tras 32 años en el poder. Un portavoz de la oposición ha rechazado rápidamente la propuesta y ha pedido que continúen las manifestaciones antigubernamentales, que comenzaron en enero y que han dejado hasta el momento al menos 30 muertos.

Ante miles de partidarios congregados en un estadio de fútbol, Salé ha anunciado que quiere formar un gobierno de unidad que permita poner en práctica el nuevo sistema político. "En primer lugar, formaremos una nueva Constitución basada en la separación de poderes. Se celebrará un referéndum sobre esta nueva constitución antes de finales de este año", ha anunciado. "Estoy seguro de que esta iniciativa no será aceptada por la oposición, pero para hacer lo correcto, estoy ofreciendo esto al pueblo y serán ellos los que decidan", ha añadido. Yemen es una república presidencial, donde el jefe de Estado goza de poderes significativos, pero a medida que los recursos de agua y petróleo se agotan, se ha convertido cada vez más difícil mantener el sistema de patronaje que mantiene la lealtad de sus partidarios tribales y políticos.

El presidente rotatorio de la coalición opositora, Yassin Noman, ha considerado que los planes de Salé no son suficientes y llegan demasiado tarde y por tanto la oposición seguirá reclamando la dimisión del presidente. "Estas propuestas están superadas por las realidades sobre el terreno", ha afirmado. "Si el partido gobernante las hubiera ofrecido hace seis meses, habría sido diferente. Ahora es demasiado tarde", ha subrayado. Salé ya había hecho varias concesiones a los manifestantes, prometiendo que no se presentaría a su reelección en 2013, pero se ha negado ha su petición central de renunciar de forma inmediata a su cargo.

Siguen las protestas

Decenas de miles de manifestantes antigubernamentales se echaron a las calles de Saná, Taiz e Ibb. Al sur de la capital, en Dhamar, uno de los bastiones políticos del presidente, miles de personas se concentraron hoy contra el Gobierno. "Esta iniciativa no satisface nuestras ambiciones ahora. Nuestra demanda es clara, el régimen debe renunciar", subraya Bushra al Maqtari, un joven activista en Taiz. Salé también ha ofrecido reagrupar las 22 provincias del país en bloques regionales más grandes. Un responsable indicó a Reuters que esto permitiría que las provincias más ricas apoyen a las más pobres y precisó que el plan garantizaría que hubiera un aeropuerto y un puerto marítimo en cada región.