La líder de la extrema derecha francesa, Marine Le Pen, saluda al presidente de Rusia, Vladímir Putin
La líder de la extrema derecha francesa, Marine Le Pen, saluda al presidente de Rusia, Vladímir Putin - AFP

Putin se reúne con Le Pen y niega que Rusia quiera influir en las elecciones

«Nos reservamos el derecho de hablar con los representantes de todas las fuerzas políticas», ha explicado el mandatario ruso

MOSCÚActualizado:

Parece evidente que entre el presidente ruso, Vladímir Putin, y la líder del Frente Nacional francés, Marine Le Pen, funciona la química y, además, es un hecho que el mandatario ruso nunca antes había recibido a un candidato de la oposición de un país extranjero a tan poco tiempo de unos comicios. No obstante, Putin quiso dar ayer a entender que Le Pen es una más en la carrera hacia la Presidencia francesa y que recibiría igual a cualquier otro candidato que pasase por Moscú.

Pero lo cierto es que estuvieron reunidos una hora y media, demasiado tiempo para un encuentro «casual», como lo definió el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, y excesivamente prolongado incluso para una reunión protocolaria con alguien de rango inferior, por más que Le Pen encabece las encuestas de intención de voto.

Un encuentro casual

Ella viajó ayer a Moscú, según quiso puntualizar Peskov, «por invitación parlamentaria». El objeto de su visita fue entrevistarse con el presidente de la Duma (Cámara Baja del Parlamento ruso), Viacheslav Volodin, y con otros diputados. Después, según el relato del portavoz de la Presidencia rusa, Le Pen acudió a una de las salas del palacio del Kremlin para contemplar una exposición de arte francés y, ¡qué casualidad!, se topó allí con Putin.

Este se la llevó a una salita cercana, en la que nunca discurren los encuentros oficiales. Ha sido la primera vez que se reúnen. La dirigente ultraderechista estuvo en Moscú por última vez en mayo de 2015, también en el marco de un «intercambio de experiencias y opiniones» con parlamentarios rusos, pero entonces no fue recibida por el primer mandatario del Kremlin.

AFP
AFP

Ayer, Putin le dijo a su interlocutora en presencia de la prensa que «es interesante discutir con usted sobre cómo desarrollar nuestras relaciones bilaterales y hablar de la situación en Europa. Sé que usted representa un espectro político europeo que evoluciona muy deprisa». Sin embargo, quiso dejar claro que recibir a Le Pen a tan sólo un mes de las elecciones no significa que Rusia pretenda influir en las elecciones galas ni en las de ningún otro país. Ella respondió que es partidaria de «desarrollar las relaciones con Rusia teniendo en cuenta la larga historia que une a nuestros países».

Según Le Pen, la reunión con Putin, con el telón de fondo del atentado terrorista en Londres, «es especialmente importante». «Es útil intercambiar información de inteligencia entre nuestros países ante la actual amenaza global del yihadismo». Analistas rusos consideran muy oportuno para su campaña haberse entrevistado con Putin precisamente ahora.

Contra las sanciones

La líder del FN nunca ocultó sus simpatías hacia la política del presidente ruso. Ayer mismo, durante la reunión que mantuvo con los diputados de la Duma, volvió a pronunciarse en contra de las sanciones occidentales a Rusia. En su opinión, «no hay motivo que justifique la actual actitud hostil hacia Rusia». Le Pen defendió en otras ocasiones incluso el «derecho» de Moscú a anexionarse Crimea.

Su portavoz, Ludovic de Danne, sostuvo que el asunto de la financiación de la campaña electoral del FN, que necesita seis millones de euros, no ha sido tratado en esta ocasión. La formación ultraderechista ya recibió un crédito de un banco ruso en 2014.