Kim Jong-un sucede a su padre en el poder
Kim Jong-un, en un acto este año - reuters
sucesor

Kim Jong-un sucede a su padre en el poder

El hijo de Kim Jong-il fue nombrado heredero el año pasado

Actualizado:

Los norcoreanos saben quien, probablemente, dirija sus destinos durante los próximos años tras la muerte de Kim Jong-il. Kim Jong-un, el hijo del "Querido Líder", fue elegido sucesor el año pasado después de su ascenso a general, meses después de que los servicios secretos y expertos de todo el mundo especularan con la sucesión de su caudillo.

Como todo en Corea del Norte, la vida de Kim Jong-un es un completo misterio. Tan sólo se sabe que ronda los 29 años, estudió en Suiza bajo un nombre falso y se formó en la Universidad Militar de Pyongyang.

Joven e inexperto

A pesar de su juventud e inexperiencia, su promoción en el Ejército norcoreano el año pasado demostró que es el favorito del dictador, quien también heredó el poder de su padre y fundador del país, Kim Il-sung. Aunque el “Querido Líder” fue designado sucesor en 1973, cuando ascendió al número dos del Partido de los Trabajadores a los 31 años, su nombramiento no fue conocido en el resto del mundo hasta el histórico congreso de 1980. Y no tomó las riendas del país hasta la muerte en 1994 por ataque al corazón de su progenitor, a quien la propaganda todavía considera el “Presidente Eterno” de Corea del Norte.

En esta dinastía comunista hereditaria, la única del planeta a la espera de ver lo que ocurra con Fidel Castro en Cuba, la conferencia extraordinaria del partido único que rige Corea del Norte guarda bastantes similitudes con la que aupó a Kim Jong-il hace treinta años. Pero, a diferencia de su hijo, éste tenía dos décadas de experiencia política y venía acompañando a su padre en cada desfile militar o visita a cooperativas y fábricas estatales a las que acudía.

Apremiado, al parecer, por su delicado estado de salud, el “Querido Líder” se vio obligado el año pasdo a acelerar su relevo para evitar una lucha por el poder que podría hundir en el caos a Corea del Norte, uno de los Estados más pobres del mundo pero dotado de armas nucleares. Un escenario que no desean sus vecinos más cercanos, como Corea del Sur o Japón, ni su principal aliado, China, que teme una oleada de refugiados como la que inundó sus fronteras durante la “Gran Hambruna” de mediados de los 90.

Para facilitar la sucesión, Kim Jong-il también nombró general a su hermana Kyong-hui, de 64 años. Junto a su marido Jang Song-thaek, designado en junio vicepresidente de la todopoderosa Comisión Nacional de Defensa, ejercerá de regente en caso de que Kim Jong-un no pueda tomar el poder tras la muerte de “Querido Líder”. Frente a la cúpula militar, compuesta por generales octogenarios, la estirpe Kim de Corea del Norte se hace fuerte y asegura un futuro de continuidad para el “Reino Eremita”.