La cumbre de la ASEAN en la que se ha acordado la comunidad económica
La cumbre de la ASEAN en la que se ha acordado la comunidad económica - AFP

Los países del Sudeste Asiático crean una comunidad económica para impulsar el libre comercio

Aunque todavía quedan numerosos sectores cerrados, los diez miembros de ASEAN avanzan hacia un mercado común de 630 millones de personas

Actualizado:

Después trece años de gestación y ocho de negociaciones, los diez miembros de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) han creado este domingo una comunidad económica que integrará a más de 630 millones de personas. Su fundación ha puesto punto final a la cumbre de ASEAN que empezó el sábado en Malasia, a la que han asistido, además de los dirigentes de sus estados miembros, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y el primer ministro chino, Li Keqiang.

Suprimiendo aranceles y visados, el objetivo es formar un mercado común entre Malasia, Indonesia, Singapur, Brunei, Tailandia, Filipinas, Vietnam, Laos, Birmania y Camboya. Aunque el Sudeste Asiático es una de las regiones más dinámicas del mundo, todavía hay sectores económicos muy protegidos y las diferencias entre algunos de sus países son abismales.

Con el fin de hacer frente a la competencia de China y la India, rivales y al mismo tiempo importantes socios de ASEAN, la nueva comunidad económica impulsará el libre comercio y el tránsito de trabajadores entre sus estados miembros sin necesidad de visados. Pero la eliminación de aranceles y controles aduaneros no será plena hasta mucho después de la constitución oficial de esta nueva entidad el próximo 31 de diciembre.

Para empezar, la libre circulación de trabajadores quedará circunscrita a solo ocho sectores económicos, entre los que figuran las ingenierías, la contabilidad y el turismo. Dicho límite reduce la movilidad de la mano de obra en el Sudeste Asiático al 1,5 por ciento de los empleos creados en la región, muy lejos de la integración laboral alcanzada por ejemplo en la Unión Europea.

Además, importantes sectores económicos seguirán cerrados por motivos políticos proteccionistas, como la agricultura, el acero y la automoción. Con un comercio interregional que solo suma el 24 por ciento de las ventas globales de la última década, la comunidad económica de ASEAN aún tardará en alcanzar el nivel que tiene en este campo la UE, que llega al 60 por ciento.

Junto a las diferencias políticas entre sus miembros, que van desde democracias capitalistas hasta dictaduras militares pasando por monarquías y autoritarios regímenes comunistas, esta nueva comunidad económica tendrá que hacer frente a las carencias en infraestructuras y la corrupción que sufren muchos de sus países. Pero, al margen de tales retos, se trata sin duda del mayor esfuerzo de integración económica en la región más próspera entre las naciones en vías de desarrollo.

Con mayoría de población musulmana en varios de sus países, como Indonesia y Malasia, ASEAN también se ha comprometido en su lucha contra el terrorismo yihadista tras la alerta en Europa provocada por la matanza de París.