El ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov
El ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov - EFE

Moscú acusa a Washington de intentar reclutar al «número dos» de la Embajada de Rusia en EE.UU.

El ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, también ha afirmado que sobornaron a otro diplomático de alto rango con 10.000 dólares

MOSCÚActualizado:

Los servicios de inteligencia de Estados Unidos intentaron reclutar en abril al «número dos» de la Embajada de Rusia en Washington, ha denunciado este martes el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov.

«En abril del año pasado, en una acción sin precedentes, se intentó reclutar al número dos de la embajada, el ministro consejero. También intentaron fichar a otro de nuestros diplomáticos de alto rango, al que metieron 10.000 dólares en su coche, cuando él no estaba, con una oferta de cooperación», ha explicado Lavrov.

En su primera rueda de prensa anual, el jefe de la diplomacia rusa ha asegurado que durante la presidencia de Barack Obama, sobre todo durante su segundo mandato, «aumentó esa actividad hostil hacia nuestros diplomáticos».

En otra ocasión, ha denunciado Lavrov, los servicios secretos estadounidenses intentaron reclutar a un funcionario del consulado ruso cuando este compraba medicamentos para Yevgueni Primákov, ex primer ministro y extitular de Exteriores ruso que necesitaba fármacos a la venta sólo en EE.UU. «Hay que tener un particular y profundo sentido de cinismo y juego sucio para tratar de reclutar en una situación como esa», ha apuntado.

Por otro lado, el titular de Exteriores ha negado que los diplomáticos estadounidenses, incluido el embajador, sean perseguidos y vigilados en Rusia. «Las acusaciones acerca de que la embajada de EE.UU. ha sido víctima de persecuciones durante la administración de Obama no tienen fundamento. Sí se han impedido actividades de espionaje de representantes estadounidenses que trabajaban bajo cobertura diplomática», ha señalado Lavrov. Y ha denunciado que a los diplomáticos de la agregaduría militar de la embajada de EE.UU. «les gusta mucho viajar por nuestro país en coches de alquiler, sin matrícula diplomática, para no ser descubiertos» por las fuerzas de seguridad.

«Se les ha visto en las regiones de Kaliningrado (enclave ruso), Leningrado, Múrmansk (puerto base de la Flota Norte), Novorossiysk (puerto base de la Flota del mar Negro), Chechenia. A lo largo de la frontera con el Donbass (este de Ucrania), lo han recorrido todo de cabo a rabo», ha asegurado. También «han participado en mítines antigubernamentales de nuestra oposición, mítines no autorizados, y lo han hecho camuflados», ha concluido Lavrov.

La situación en Siria

Por otro lado, Lavrov ha detallado que Rusia aboga por invitar a representantes de la ONU y de la administración estadounidense de Donald Trump a las conversaciones de paz sobre Siria en Astaná. «Consideramos correcto invitar a este encuentro a representantes de la ONU y de la nueva administración de EE.UU.», ha indicado, y ha agregado que «esperamos que la reunión tenga lugar el 23 de enero, como se está planeando».

Según Lavrov, el objetivo de las conversaciones de Astaná será «consolidar el alto el fuego en Siria e involucrar a los comandantes de campo de la oposición» en el proceso. «Esperamos que la nueva administración norteamericana acepte esta invitación y esté presente con expertos al nivel que consideren oportuno», ha señalado. De concretarse la asistencia de representantes de EE.UU., sería «el primer contacto oficial» entre Rusia y la nueva administración de Trump, y en él se podrían abordar las medidas para intensificar la lucha antiterrorista.

Rusia espera que la cooperación en la crisis de Siria y otras sea más eficiente con el equipo de Trump que con la administración saliente de Barack Obama, ha afirmado, y ha indicado que anteriores declaraciones del presidente electo y su equipo dan a entender que «no habrá dobles raseros en la guerra contra el terror».

Lavrov ha señalado que el terrorismo internacional se ha convertido en la mayor amenaza global en 2016 y ha lamentado que la comunidad internacional «aún no es capaz de crear un frente unido contra el terrorismo». «Por supuesto esto nos causa grave preocupación. Por qué está ocurriendo esto?. Puede haber varias razones. Vemos que el problema de formar un frente común para luchar contra el terrorismo, el crimen organizado, el tráfico de drogas y muchas otras amenazas se está haciendo sistémico», ha explicado.

Rusia está dispuesta a cooperar contra el terrorismo con EE.UU., la UE, la OTAN sobre la base del respeto mutuo —ha añadido— y ha mostrado su satisfacción por las declaraciones de Trump acerca de que la lucha contra el terrorismo será una de sus prioridades.