El presidente de Rusia, Vladimir Putin
El presidente de Rusia, Vladimir Putin - EFE

Rusia denuncia el despliegue en Polonia de una brigada acorazada estadounidense

El despliegue estaba previsto que comenzara en abril, pero la administración saliente del todavía presidente Obama se ha anticipado y enviado ya 4.000 soldados que se distribuirán por otros países como Lituania, Letonia o Bulgaria

Corresponsal en MoscúActualizado:

El envío de tanques y soldados americanos a varios países del este de Europa para reforzar el dispositivo militar de la OTAN ante un posible ataque de Rusia como el perpetrado en 2014 contra Ucrania, que condujo a la anexión de Crimea y a una guerra aún sin sofocar en las regiones de Donetsk y Lugansk, se decidió en 2015 y el año pasado se ratificó en la cumbre que la Alianza celebró en Varsovia.

El despliegue, el más importante desde los tiempos de la Guerra Fría, estaba previsto que comenzase a partir de abril del presente año, pero la Administración saliente de Barack Obama ha decidido anticiparse. La brigada acorazada norteamericana, compuesta por unos 4.000 efectivos, 87 tanques M1A2 Abrams, 18 piezas de artillería autopropulsada Paladin, 144 blindados Bradley y unos 400 todoterrenos Humwees han empezado a llegar a Polonia. Las unidades se distribuirán también por Lituania, Letonia, Estonia, Bulgaria y Rumanía.

«Vemos todo esto como un peligro para nosotros. Son acciones que representan una amenaza para nuestros intereses y nuestra seguridad», ha declarado el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov. Según sus palabras, «cualquier otro país tendría también una visión negativa ante un incremento de la presencia militar extranjera cerca de sus fronteras». En alusión directa a Estados Unidos, Peskov ha añadido que «es precisamente un tercer país el que efectúa este incremento de fuerzas junto a Rusia y ni siquiera es europeo».

Por su parte, la portavoz del Ministerio de Exteriores ruso, María Zajárova, ha señalado en rueda de prensa que la llegada a Polonia de fuerzas estadounidenses «de forma precipitada» tiene como objetivo «evidente» para la Administración Obama «tratar de complicar las cosas al nuevo presidente -Donald Trump- en su relación con Moscú y convertirle en rehén de la política hostil practicada contra Rusia». Zajárova advierte que su país se verá obligado a responder.

Los soldados norteamericanos recién llegados a Polonia y los que lo irán haciendo en los próximos días participarán este mes en el oeste del país en una maniobras con tropas locales antes de partir hacia sus acuartelamientos definitivos y desplegarse en los países vecinos miembros de la OTAN más próximos a Rusia.

El material blindado está llegando en barco desde comienzos de mes al puerto alemán de Bremerhaven, desde donde después son cargados en trenes de mercancías con destino a Polonia. La mayor parte de los militares están arribando por vía aérea.

El operativo, bautizado por la OTAN como operación «Atlantic Resolve», pretende disuadir a Rusia de la tentación de emplear la fuerza contra sus aliados en el este europeo, en el llamado flanco oriental.

El secretario de Estado de Defensa norteamericano, Ashton Carter, anunció en junio de 2015 la intención de su país de reforzar la defensa ante Rusia en el este de Europa. Carter ha asegurado que tales medidas serán «temporales», mientras Moscú continúe con su actual política de confrontación. Rusia ya alertó entonces que no se quedaría con los brazos cruzados. Un general ruso afirmó que lo primero que harían sería aumentar el número de fuerzas a lo largo de toda la frontera occidental del país. También instalar misiles Iskander-M en el enclave de Kaliningrado, la antigua Prusia Oriental.