De izquierda a derecha: Nathaniel Holmes y Cynthia Day; Miranda Schaup-Werner y Joseph Allen
De izquierda a derecha: Nathaniel Holmes y Cynthia Day; Miranda Schaup-Werner y Joseph Allen - ABC

El misterio de la muerte de varios turistas de EE.UU. en República Dominicana: «Algo está sucediendo»

Hasta nueve muertes en los últimos meses han causado un gran revuelo en el país. El FBI se ha sumado a las investigaciones

Actualizado:

La muerte de varios turistas estadounidenses en los últimos meses en la República Dominicana sigue siendo un misterio para las autoridades.

El 30 de mayo, Nathaniel Edward Holmes, de 63 años, y Cynthia Ann Day, de 49, fallecieron en un hotel de la cadena española Bahía Príncipe Hotels & Resorts ubicado entre San Pedro de Macorís y La Romana, en el este del país caribeño.

Cinco días antes, en un hotel de la misma cadena, fallecía la también estadounidense Miranda Schaup-Werner, de 41 años, quien estaba hospedada junto a su pareja, Daniel Frank Werner, de 49 años, celebrando su décimo aniversario de bodas.

Jay McDonald, portavoz de la familia Werner, sugería a «FOX News» que todo iba «más allá de una coincidencia. Los otros [dos turistas] fallecieron cinco días después, y se determinó que la causa [de su muerte] fue la misma. Algo está sucediendo y queremos saber qué es», reclamó.

El informe preliminar de las autopsias practicadas a los tres cuerpos concluye que murieron por complicaciones de salud, pero todos tenían los pulmones inundados.

En el caso de la pareja de turistas, la causa, según el Instituto Nacional de Ciencias Forenses (Inacif), fue insuficiencia respiratoria y edema pulmonar; en el caso de Schaup-Werner, un infarto, tal y como informaba la cadena hotelera en Twitter.

Las autoridades dominicanas siguen a la espera de los resultados de los estudios de toxicología para emitir el informe final sobre estas muertes que, según fuentes consultadas por Efe, ha llevado al Gobierno a crear una mesa de crisis para tratar el asunto.

Bahía Príncipe Hotels & Resorts, por su lado, pide esperar a que concluya la investigación y afirma que hasta la fecha «no existen indicios de relación vinculable» en los casos.

A las investigaciones se ha sumado el FBI, mientras que medios estadounidenses hablan de la posibilidad de que las muertes estén relacionadas con el consumo de alcohol adulterado.

Y es que, al mismo ritmo que las autoridades investigan estos hechos, se van revelando otros casos, como, por ejemplo, que el pasado 10 de junio otra estadounidense de 53 años falleció en el «Excellence Resort», en Punta Cana.

Leyla Cox, según el ministro de Salud Pública dominicano, Rafael Sánchez Cárdenas, murió por una serie de problemas cardíacos que sufría antes de llegar a la nación caribeña.

Otras muertes en el país

Estos casos han llevado a varias personas a denunciar otras muertes en similares circunstancias a lo largo del último año. Según la BBC, Robert Bell Wallace, de 67 años, murió el 14 de abril tras caer enfermo en el «Hard Rock Hotel & Casino» de Punta Cana.

Ese mismo mes, John Corcoran falleció en su habitación de hotel, según su hermana, Barbara Corcoran, que atribuyó su muerte a «causas naturales». En julio del año pasado, David Harrison murió también en el «Hard Rock Hotel & Casino». Según su esposa, había estado haciendo esnórquel el día anterior.

El pasado mes de junio, Yvette Monique, de 51 años, murió en un hotel de Bahía Príncipe, en Punta Cana, tras tomar una copa del minibar, dijo su hermana. Según los oficiales, sufrió un ataque al corazón.

La última muerte registrada, la novena en los últimos meses, es la de Joseph Allen, un hombre de Nueva Jersey de 55 años, que fue encontrado sin vida el 13 de junio. A falta de confirmarse la causa de su muerte, sus familiares dicen que Joseph «estaba sano y que visitaba con frecuencia la isla caribeña».

El FBI está ayudando a las autoridades locales con las pruebas toxicológicas y, por el momento, no se ha establecido ningún vínculo entre las muertes.

En una reciente comparecencia ante la prensa, el ministro de Turismo señaló que en los últimos cinco años la República Dominicana ha recibido más de 30 millones de turistas «y es la primer vez que la atención de la prensa internacional se hace eco de una situación que se pueda calificar de preocupante».