Un misil destruyó un edificio del fortín de Gadafi - EFE

Un misil destruye un edificio del fortín de Gadafi

Los aliados confirman que se trata de un centro de operaciones militares, pero Trípoli les acusa de tratar de asesinar al líder libio

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Un oficial de las fuerzas de la coalición ha confirmado este lunes el bombardeo contra el complejo residencial Bab al Aziziya, ubicado en las afueras de Trípoli, en el que vive el mandatario libio, Muamar Gadafi, según informa la cadena estadounidense CNN. El objetivo de este ataque era el edificio que contiene la infraestructura para controlar a las tropas libias, que habría quedado gravemente dañado, según ha comprobado el corresponsal de la televisión, Nic Robertson, invitado por funcionarios del Gobierno de Gadafi.

No obstante, la fuente ha negado que el blanco del ataque fuera el mandatario, en línea con lo manifestado anteriormente por el viceadministrador de la Fuerza Naval de Estados Unidos, Bill Gortney. "No vamos detrás de Gadafi", ha aclarado en una rueda de prensa desde el Pentágono.

El inmueble forma parte del complejo de 30.000 metros cuadrados que ya fue bombardeado en 1986 por el ex presidente estadounidense Ronald Reagan (1981-1989). Se encuentra a pocos metros de una estatua de oro que representa un puño aplastando un avión norteamericano, como símbolo de la resistencia libia.

«Intento de asesinato»

El portavoz del Gobierno de Libia, Mussa Ibrahim, ha acusado a los países occidentales de intentar asesinar a Muamar Gadafi con el bombardeo perpetrado contra el complejo residencial. "Ha sido un bombardeo bárbaro", ha descrito Ibrahim, al tiempo que ha aseverado que el objetivo de este ataque era asesinar a Gadafi. Por su parte, los países de la coalición han negado que esa sea su intención, asegurando que el inmueble era un blanco prioritario porque contiene la infraestructura de control sobre las tropas libias.

Ibrahim se ha negado a aclarar si el mandatario continúa en su residencia, aunque ha descartado la existencia de heridos tras este bombardeo, a pesar de que cientos de manifestantes pro-gubernamentales se concentran en dicho complejo para servir como escudos humanos y evitar que sea atacado. Muchos de ellos han decidido acampar en colchones durante toda la noche para disuadir a la coalición de emprender una nueva ofensiva. La mayoría forma la 'V' de la victoria con sus dedos, entona cantos patrióticos y eslóganes contra los líderes occidentales.

"(Barack) Obama debe ser sacrificado", dice uno, en referencia al presidente de Estados Unidos. "Quiero a Gadafi, él es nuestro padre. Moriré por él. No tengo miedo, aunque un cohete caiga del cielo ahora mismo", ha asegurado Muatas, un ingeniero de 45 años de edad, que ondea una bandera nacional.