Vecinos de la zona palestina de Wadi Humus observan la demolición de una vivienda
Vecinos de la zona palestina de Wadi Humus observan la demolición de una vivienda - AFP

Israel demuele decenas de casas palestinas que se encontraban cerca de la barrera de seguridad

Cientos de soldados se han presentado hoy en el vecindario de Wadi Humus, en Jerusalén Este, para destruir unos 70 apartamentos, la mayoría de los cuales estaban en construcción. Un total de 17 personas han tenido que ser desalojadas

Actualizado:

La tensión entre israelíes y palestinos ha rebrotado este lunes con la demolición de decenas de viviendas en el vecindario palestino de Wadi Humus, en Jerusalén Este, puesta en marcha por las fuerzas de seguridad hebreas bajo el argumento de que se encuentran demasiado cerca de la barrera de seguridad.

Cientos de soldados se han presentado a primera hora de la mañana en Wadi Humus para destruir unos 70 apartamentos, la mayoría de los cuales estaban en construcción. Aunque ya había tres familias viviendo allí, un total de 17 personas que han tenido que ser evacuadas.

Un hombre se ha atrincherado en su salón y le ha dicho a las fuerzas israelíes que tendrían que destruir la casa con él dentro, aunque finalmente ha sido desalojado. «No me voy voluntariamente», ha denunciado, en declaraciones recogidas por el «Jerusalem Post».

Wadi Humus está en la zona de Sur Baher, dentro de los límites municipales de Jerusalén pero en las áreas A y B controladas por la Autoridad Palestina. Sus vecinos recibieron los permisos de construcción de la ciudad palestina de Belén, que tiene jurisdicción sobre Wadi Humus.

En 2011, una normativa israelí prohibió construir cerca de la barrera de seguridad, pese a lo cual las obras en Wadi Humus comenzaron en 2014. El pasado mes de junio, el Tribunal Supremo avaló la demolición de estas viviendas, una decisión que el domingo fue confirmada en segunda instancia.

El secretario general de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Saeb Erekat, ha advertido de que la demolición de viviendas palestinas en la zona ocupada de Jerusalén Este «constituye una grave violación de la Cuarta Convención de Ginebra, así como un crimen de guerra bajo el Estatuto de Roma del Tribunal Penal Internacional».

«Las políticas y prácticas ilegales de Israel, que van desde las demoliciones de viviendas a los desplazamientos forzados, en Jerusalén Este y el resto de la Palestina ocupada solo tienen un propósito: la preservación y expansión de la empresa colonial israelí a expensas de las tierras y del pueblo palestinos», ha dicho Erekat en un comunicado. Erekat ha asegurado, en declaraciones posteriores a la agencia de noticias WAFA, que las autoridades palestinas reconstruirán todo lo que sea demolido por Israel.