Manifestantes prodemocracia se reúnen en un centro comercial de Hong Kong para cantar el himno
Manifestantes prodemocracia se reúnen en un centro comercial de Hong Kong para cantar el himno

El himno propio que se está adueñando de las protestas de Hong Kong

Centenares de manifestantes se reúnen cada noche en los centros comerciales para cantar «Gloria a Hong Kong», compuesto por un veinteañero

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Los centros comerciales de Hong Kong se están convirtiendo desde hace una semana en auditorios improvisados donde se reúnen una gran cantidad de manifestantes vestidos de negro para cantar el que han convertido en el nuevo himno de las protestas: «Gloria a Hong Kong».

La canción la compusieron a finales de agosto. La música la compuso un veinteañero llamado Thomas, cuya identidad completa ha preferido no hacer pública, mientras que la letra ha sido escrita con la aportación de decenas de personas a través de las redes sociales.

Desde que se subió a internet hace dos semanas los manifestantes la han memorizado con entusiasmo y la cantan continuamente como señal de protesta. Y han realizado hasta un vídeo oficial que ya acumula en YouTube más de un millón de reproducciones. Una buena muestra de ello es que, durante el partido de fútbol de clasificación para el Mundial que enfrentó a la selección de Hong Kong con la de Irán el pasado martes, fue cantada por la casi totalidad del estadio.

En muchos centros comerciales de toda la ciudad, se juntan prácticamente todas las noches noches para entonarlo a grito pelado. Un éxito que ha llevado a sus protagonistas a realizar una versión del himno en inglés para internacionalizar la protesta. «Por tantas lágrimas que ha derramado esta tierra. Por la angustia que sufrimos en este caos, mantenemos nuestras cabezas altas, nuestras voces firmes. Que la libertad se asiente en Hong Kong», dice la letra, que concluye con la siguiente estrofa: «Venid, hijos de nuestra patria, ha llegado el momento de la revolución, la libertad pertenece a esta tierra, gloria a Hong Kong».