Kuczynski saluda a los medios en el Congreso tras superar la moción
Kuczynski saluda a los medios en el Congreso tras superar la moción - REUTERS

El hijo de Fujimori salva a Kuczynski para conseguir la libertad de su padre

La abstención de diez diputados de Fuerza Popular, promovida por el menor del clan, permite al presidente de Perú superar la moción de censura

CORRESPONSAL EN LIMAActualizado:

El apoyo en el Congreso peruano de Kenji Fujimori –el menor de los hijos del exmandatario– y de Nuevo Perú –la izquierda moderada que dirige Verónika Mendoza– fue decisivo para que el jueves no triunfase la moción de censura contra el presidente Pedro Pablo Kuczynski por sus supuestos vínculos con la trama de corrupción de la constructora brasileña Odebrecht. La votación, cerca de la medianoche, fue rechazada porque no se llegó a los 87 votos que hubieran forzado la salida de Kuczynski de la presidencia. El resultado final fue de 78 votos favorables, 19 votos en contra y 21 abstenciones.

El voto a favor de la salida de PPK -como se conoce al presidente de Perú- estuvo dividido en 61 votos del partido Fuerza Popular, de Keiko Fujimori; 10 votos del Frente Amplio (izquierda radical), de Marco Arana; 3 votos del partido del expresidente Alan García; 2 votos de Alianza por el Progreso y 2 votos de Acción Popular.

El partido Nuevo Perú, de diez integrantes, se retiró de la sede del Parlamento y, sin llegar a votar, apoyó implícitamente a Kuczynski. Mientras que diez legisladores de la mayoría opositora Fuerza Popular, encabezados por Kenji Fujimori, se abstuvieron de votar a favor de la moción. El presidente peruano se salvó gracias a la actuación del hijo menor del ex residente preso –condenado a 25 años de cárcel– y de Nuevo Perú, en el que destacan las jóvenes congresistas Indira Huilca, Tania Pariona y Marisa Glave.

Ricardo Cuenca, director del Instituto de Estudios Peruanos, destacó a ABC el hecho de que «se haya llegado al momento límite de que se debata la destitución del presidente en el Congreso, lo que revela la fragilidad política del país, lo débil que son nuestros partidos políticos». A su juicio, Kuczynski «ahora sí debe hacer política, porque no tendrá una segunda oportunidad». Cuenca consideró que los «grandes perdedores» de la fallida moción de censura fueron Keiko Fujimori, Alan García y Marco Arana. Entre los ganadores mencionó a los jóvenes congresistas Kenji Fujimori y Marisa Glave, «cuyo liderazgo fue vital» para que Kuczynski no tuviese que dejar la presidencia. El reto del mandatario, a su juicio, es «hacer las grandes reformas educativas, de salud e infraestructura que el país requiere».

Hermano rebelde

Por vez primera, Kenji Fujimori se rebeló contra su hermana Keiko Sofía, excandidata a la presidencia, y promovió que diez congresistas se abstuvieran. Este hecho motivó que durante dichas negociaciones, los congresistas cercanos a su hermana, Héctor Becerril y Miguel Torres, lo criticasen en el pleno del Congreso. Al explicar la postura del grupo encabezado por Kenji, Becerril aseguró en unas declaraciones a RPP Noticias que «Alberto Fujimori llamó a diez congresistas para que voten a favor de la corrupción, a cambio de su indulto». También el congresista disidente Clayton Galvan declaró ayer a los medios que el expresidente Fujimori (1990-2000) -preso por corrupción desde 2009- les llamó desde el penal Barbadillo (al este de Lima) para que se abstuvieran de votar contra Kuczynski. Este hecho ha desatado las especulaciones de que el Gobierno esté planeando el indulto de Fujimori -un deseo que Kenji Fujimori ha hecho público-, aunque la presidencia lo ha negado.

«No negociamos»

Keiko Fujimori se mostró en su cuenta de Twitter «orgullosa de nuestros 61 congresistas que se mantuvieron firmes en la lucha contra la corrupción». La excandidata a la presidencia agregó que Fuerza Popular «no se vende ni negocia, porque para nosotros primero es el Perú».

La moción de censura ha causado un auténtico cataclismo en el Gobierno de Kuczynski. El mandatario aceptó ayer la renuncia del ministro del Interior, Carlos Basombrío, la primera baja tras superar la petición de destitución planteada por la oposición. Basombrío ya había intentado dimitir la semana pasada, cuando se supo que una empresa de Kuczynski había asesorado a Odebrecht y recibió dividendos por ello.

Fuentes del Ejecutivo aseguraron que «más de un ministro» le pidió al presidente PPK que renunciara y dejase el puesto a su vicepresidente, Martin Vizcarra, porque los supuestos vínculos con Odebrecht eran «una falta imposible de ser disculpada por la opinión pública». Odebrecht, investigada por crear la mayor trama de corrupción sistemática de la historia de América Latina, hizo llegar a una comisión parlamentaria una carta en la que se revelaba que Kuczynski recibió cuatro pagos por valor de 782.207.28 dólares entre 2004 y 2007 cuando era ministro de Estado durante el gobierno de Alejandro Toledo (2001-2006).