Varios manifestantes cuentan sus motivos para la protesta a ABC - VÍDEO: S.N.

Hablan los chalecos amarillos: «Macron solo piensa en sí mismo y en favorecer a los ricos»

Los manifestantes de París muestran una amplia variedad de motivos de indignación con el presidente francés

Enviada especial a ParísActualizado:

Lo primero que un chaleco amarillo espetó a ABC, después de escuchar una pregunta, fue: «Odiamos a la prensa. Os vamos a partir la cabeza». Lo dijo junto a la plaza del Arco del Triunfo, en la avenida Victor Hugo, de buena mañana y poco después de superar uno de los controles policiales que vigilaban todos los accesos a la rotonda donde se ubica el monumento. Este sábado, París vivió una nueva jornada de protestas del movimiento que lleva un mes poniendo en jaque al presidente de la República, Emmanuel Macron.

Antes de que los «casseurs», los manifestantes más violentos, comenzaran a quemar coches, reventar escaparates y levantar barricadas, la manifestación transcurrió de manera pacífica. Muchos miembros del movimiento de los chalecos amarillos aborrecen los disturbios, pero admiten que parecen el único medio para hacerse escuchar: «Estuvimos aquí el 27 de noviembre, salimos de forma pacífica, y no se nos escuchó», lamentaba Corinne, una parisina de 53 años que participaba en las protestas. «Pedimos más justicia social. Siempre pagamos los mismos. Nosotros, a diferencia de los ricos, no podemos llevarnos nuestro dinero a Luxemburgo. Queremos que el dinero se distribuya mejor entre todo el mundo». Al pedírsele su opinión sobre el presidente, contestó con una carcajada. Y añadió: «Macron tiene mucho ego y solo piensa en sí mismo, y en favorecer a los ricos».

Bajos salarios y altos precios

«Queremos que escuchen que somos una mayoría los que vivimos con menos de 1.200 euros al mes. Tenemos un problema con el salario, con la subida de los precios, el alquiler... El presidente Macron debe dimitir», añadía otra mujer, también chaleco amarillo, que llevaba una gran pancarta a sus espaldas.

El odio contra el presidente y las quejas por el menguante poder adquisitivo de las clases medias parecen haberse convertido en el verdadero motor de las manifestaciones, que estallaron por los nuevos impuestos sobre el combustible que iban a entrar en vigor en enero de 2019.

Disturbios en los barrios comerciales de París tras blindar la Policía los Campos Elíseos - VÍDEO: ATLAS

Los chalecos amarillos conforman un movimiento heterogéneo y difícil de definir. Aunque sus reivindicaciones son esencialmente económicas, las ideologías se mezclan en un movimiento que agrupa a ciudadanos de izquierdas, de derechas y de sus respectivos extremos. Ayer, en la decoración de la indumentaria de los manifestantes, se podían apreciar detalles que permitían percibir esa falta de cohesión: algunos habían escrito en sus chalecos insultos al presidente («Macron, no somos tus putas») y muchos llevaban anudadas banderas de Francia, además de entonar a menudo el himno nacional. Un hombre que no quiso hablar con la prensa –«nos ha hecho mucho daño»–, había decorado el suyo con la palabra Frexit, para reivindicar su deseo de que el país abandonara la UE.

Movimiento heterogéneo

En consonancia con esa diversidad, cerca del Arco del Triunfo un seminarista católico, que sujetaba un cuadro de la Virgen y llevaba puesta una sotana, alentaba a los manifestantes a seguir adelante, pero sin ceder a la violencia. «He venido para estar ahí donde la gente sufre, para escucharles, para intentar ser la presencia de Cristo», explicaba a ABC, mientras algunos chalecos amarillos se detenían, sorprendidos, a escuchar sus palabras. «El movimiento es muy complejo, es un movimiento social y popular que ha reunido a todos los franceses. Conozco a personas muy ricas que los apoyan. Es un grito de cólera contra el sistema actual, contra el consumismo, las multinacionales, los grandes bancos. Hay dinero para todo el mundo», apuntaba. Como tantos otros, Ashir recordaba que la subida de los impuestos solo fue «el detonante» de las protestas.

Jean-Pierre Renard, consejero municipal en Seine-Saint-Denis, aplaudió las palabras del seminarista y estrechó su mano. Con el chaleco amarillo puesto, también aceptó hablar para ABC. «Macron empezó pareciéndose a Kennedy y ha terminado como Churchill. Desprecia al pueblo. Pero espero que las manifestaciones de hoy sean pacíficas. Romper cosas, quemar coches... Eso no está bien», denunciaba.

Con un sombrero frigio en la cabeza, Marion Sentier, de 33 años, procedente de Bretaña, recordaba que la violencia del pasado sábado fue terrible, pero también criticaba con dureza al presidente. «Macron nos deprecia. Solo favorece a la gente de la alta sociedad. Las zonas rurales son completamente olvidadas», lamentaba. Precisamente, los chalecos amarillos tienen bastante fuerza en las zonas de Francia con menor densidad de población, donde utilizar el coche, y por tanto pagar carburante, es esencial para poder desplazarse o tener acceso a distintos tipos de servicios.