<a href="http://www.abc.es/fotos-internacional/20110501/danos-causados-casa-saif-1401368362512.html">Daños causados en la casa de Saif Al-Arab tras el ataque, según Libia</a> - REUTERS
guerra en libia

Un bombardeo de la OTAN para matar a Muamar Gadafi acaba con uno de sus hijos

La coalición atacó uno de los palacios de la familia y causó la muerte de Saif-Al Arab, el hijo pequeño del dictador. Muamar Gadafi estaba también en el palacio, pero no resultó herido

LAURA L. CARO
BENGASI (LIBIA) Actualizado:

Saif al-Arab Gadafi, de 29 años de edad, hijo menor de los seis que tiene el dictador libio, Muamar al Gadafi, y tres de sus hijos pequeños murieron anoche, al parecer en un bombardeo de aviones de la OTAN sobre su residencia en la capital libia, según informó esta pasada madrugada el portavoz del Gobierno libio Moussa Ibrahim.

Las primeras y confusas informaciones aseguraban que el propio Gadafi y su esposa se encontraban en la residencia de su hijo Saif, que había realizado estudios en Alemania en los últimos años, cuando fue alcanzada por «al menos tres proyectiles», pero habrían resultado ilesos.

La OTAN denegó que tenga entre sus objetivos al líder libio ni a miembros de su familia, según recoge Ep. La OTAN ha confirmado que uno de sus objetivos era un centro de mando localizado en el barrio de Trípoli en el que se encontraba la familia de Gadafi. «Todos los objetivos de la OTAN son de naturaleza militar. No atacamos a individuos», ha señalado el teniente general Charles Bouchard, a cargo de las operaciones en Libia.

En Bab al-Aziziya, la zona residencial de Trípoli, el lujoso chalé de Saif al-Arab, que fue objeto a última hora de una «visita guiada» para periodistas, habría sufrido considerables daños en el ataque, tanto en el interior de la vivienda como en el jardín. Uno de los periodistas que visitaron la villa bombardeada opinó que «difícilmente puede haber sobrevivido nadie aquí».

Gadafi, «a salvo»

El portavoz del régimen aseguró que los aviones de la Alianza Atlántica que realizaron el ataque buscaban acabar con la vida del Guía del pueblo libio, pero fallaron en su objetivo, ya que tanto Muamar el Gadafi como su esposa «se encuentran a salvo». Por su parte, el mando de las operaciones de la Alianza Atlántica sobre Libia no confirmó, ni desmintió, al cierre de esta edición el bombardeo de una de las residencias de la familia Gadafi en Trípoli.

El líder libio había lanzado una propuesta de negociación a la OTAN en la tarde del pasado viernes, en la que ofrecía un alto el fuego y la apertura de conversaciones de paz, con la condición de mantenerse él mismo en el poder. Responsables de la Alianza respondieron ayer que lo que esperan de Gadafi «son hechos, y no palabras». Por su parte, la dirección política rebelde aseguró que sólo si Gadafi y sus hijos abandonan el poder y salen de Libia habrá alto el fuego.

Celebración en Bengasi

Ya de madrugada, en Bengasi, la plaza fuerte de la insurrección libia, podían escucharse disparos al aire y gritos de júbilo. Eran los rebeldes, que festejaban en las calles la anunciada muerte del hijo menor de Gadafi. El coronel Ahmed Omar Bani, portavoz del Consejo Nacional de Transición —CNT, órgano político de la rebelión—, aseguró que «la población está tan contenta que celebra la noticia con tiros de celebración».