Vídeo: Trump continúa con su política de hostigamiento al inmigrante / Foto: Agentes de fronteras de EE.UU. detienen el pasado 12 de junio a inmigrantes cerca del límite con México - Afp / ATLAS

Estudios sobre inmigración y criminalidad desmienten a Donald Trump

El presidente estadounidense vuelve a vincular inmigración con criminalidad, a pesar de los informes en sentido contrario

WashingtonActualizado:

Uno de los problemas de la mitología es que tiende a ignorar los datos. En Estados Unidos, el ciudadano medio tiene la percepción de que la inmigración conlleva una mayor criminalidad, relación que Donald Trump se encargó de explotar durante toda la campaña electoral de 2016.

El viernes, el presidente organizó un acto en la Casa Blanca junto a víctimas de crímenes cometidos por inmigrantes en situación irregular. Un intento por parte de Trump de contrarrestar el efecto que han tenido en medio mundo las imágenes de las separaciones familiares en frontera, de los niños enjaulados en centros de detención de Texas. «Son ciudadanos americanos a los que han separado de manera permanente de sus seres queridos, no solo un día o dos», dijo el presidente refiriéndose a estas víctimas.

La irreversibilidad de la muerte es cierta, las cifras de los días de separación de las familias apresadas en la frontera sur quedan lejos de la realidad. Hay niños, incluidos bebés, que llevan separados dos meses de sus padres y todavía no está claro cómo podrán llegar a reunirse. Una organización legal de Texas, que representa a más de 300 padres, informaba el jueves de que apenas había logrado localizar a dos niños.

En la sesión celebrada en la Casa Blanca se escucharon relatos de los familiares de víctimas, algunos de ellos muertos en accidentes de coche en el que estuvieron implicados inmigrantes sin papeles, también casos de violación y tortura. Donald Trump ofreció datos de criminalidad y asumió como ciertas algunas conjeturas sin base estadística, como la de que 63.000 estadounidenses han muerto a manos de inmigrantes irregulares desde los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001.

En Texas, menos condenas a inmigrantes

Sin embargo, negó la base científica detrás de los estudios que muestran que, por ejemplo, en el propio estado de Texas, los inmigrantes irregulares reciben un 56% menos de condenas criminales que los estadounidenses, cifra que es un 85% inferior en el caso de los inmigrantes en situación regular, según un estudio del Instituto Cato realizado a partir de datos públicos de 2015. «¿Es eso posible? La respuesta es que no es verdad. Lo escuchas y es como si [los inmigrantes] fueran mejores personas que las nuestras, que nuestros ciudadanos. No es verdad», despreció Trump estos informes, sin explicar de dónde extrae las conclusiones contrarias.

Las de diversos estudios recalcan que, incluso con el gran incremento de población inmigrante que se ha producido en las últimas cuatro décadas, los índices de criminalidad han disminuido. Según el análisis estadístico de «The Marshall Project», una organización no partidista, «en las diez ciudades con mayor incremento de inmigrantes, los niveles de criminalidad estaban en 2016 por debajo de 1980». A pesar de ello, Trump tiene claro que son personas que «se van a meter continuamente en problemas y van hacer cosas malas».