Copé y Fillon se proclaman líderes del centroderecha en Francia
El exprimer ministro francés Francois Fillon, durante un discurso - efe

Copé y Fillon se proclaman líderes del centroderecha en Francia

Ambos candidatos anunciaban su victoria en las primarias por estrecho margen. Una comisión especial del partido, la UMP, decidirá entre acusaciones de fraude

corresponsal en parís Actualizado:

La elección del nuevo presidente de la Unión por un Movimiento Popular (UMP), el partido de Nicolas Sarkozy, se ha transformado en batalla campal. François Fillon, ex primer ministro, y Jean-François Copé, secretario general saliente, se han auto proclamado «vencedores», acusando al adversario de «fraude». La elección del nuevo presidente de la UMP debía proclamar al nuevo líder del centro derecha francés, para iniciar la «refundación» y «modernización» del partido, iniciando la larga marcha de una nueva etapa, tras la derrota de Sarkozy en la segunda vuelta de las presidenciales, el 6 de mayo pasado.

Tras cuatro meses de campaña de una elección primara sin antecedentes en la historia política de las familias conservadoras francesas, la jornada del domingo tenía una importancia «histórica». Más de 300.000 militantes y simpatizantes eran invitados a participar en un escrutinio imprevisible.

La UMP organizó en toda Francia una votación que se anunciaba muy ajustada. Primera gran sorpresa. Militantes y simpatizantes se movilizaron masivamente. En muchos colegios electorales fue necesario esperar más de una hora de cola para poder votar. A las seis la tarde, hora del cierre anunciado de los colegios electorales, todavía quedaban muchos militantes por votar. Se decidió ampliar un par de horas la posibilidad de voto.

Hacia las diez de la noche del domingo comenzaron a filtrarse las primeras escaramuzas. El resultado final se anunciaba tan justo que la «victoria» de Copé o Fillon era anunciada precipitadamente, antes de ser desmentida minutos más tarde.

Denuncias de fraude

Poco antes de la media noche, Copé fue el primero en anunciar su victoria personal, «por un millar de votos». Una hora antes, el equipo de Copé había anunciado fraudes en Niza y otros lugares. A los pocos minutos del anuncio de Copé, el equipo Fillon anunció la victoria de su líder, al mismo tiempo que también denunciaba fraudes en algunos barrios de París. A lo largo de toda la madrugada, los equipos de Copé y Fillon se enzarzaron en una batalla campal de acusaciones, a través de las redes sociales.

La Comisión de Organización y Control de las Operaciones Electorales (Cocoe) debe comenzar un nuevo recuento a partir de las diez de la mañana. Y se espera la proclamación del nuevo presidente de la UMP a lo largo de este lunes.

Nicolas Sarkozy, presidente saliente de la UMP, se había impuesto una «dieta» de silencio absoluto, sin intervención personal en la campaña de la elección del nuevo líder del centro derecha francés. Ha cumplido su palabra, asistiendo atónito a la batalla campal entre los dos rivales que se disputan su liderazgo, dando un espectáculo que Marine Le Pen, la presidenta del FN (extrema derecha), comenta con humor muy ácido: «Están dando un espectáculo que oscila entre Dallas y los Guiñoles».

Sarkozy, Fillon y Copé aceptaron al unísono una regla no escrita de comportamiento político. Dos de ellos se retirarán, voluntariamente, para dejar paso al mejor candidato conservador en las próximas elecciones presidenciales, en la primavera de 2017. El nuevo líder del centroderecha francés no será forzosamente el futuro candidato conservador a la Jefatura del Estado.