El presidente estadounidense, Donald Trump
El presidente estadounidense, Donald Trump - EFE

EE.UU. iniciará este domingo una serie de redadas contra los inmigrantes indocumentados

La operación se realizará en diez ciudades importantes y podría afectar a 2.000 personas

Actualizado:

Los autoridades estadounidenses en materia de inmigración han anunciado el inicio, el próximo domingo, de las redadas dirigidas a miles de familias indocumentadas en EE.UU. La operación se producirá menos de un mes después de retrasar unas «deportaciones de masa», según informa el periódico británico «The Guardian». Las redadas podrían implicar la separación de familias, puesto que los hijos de inmigrantes ilegales, nacidos en territorio de EE.UU. tienen, al contrario que sus padres, la ciudadanía estadounidense y, por tanto, el derecho de permanecer en el país.

El Departamento de Seguridad Nacional ha informado que las deportaciones darán comienzo el domingo en, al menos, diez ciudades importantes y podrían afectar a más de 2.000 inmigrantes que volvieron a entrar en EE.UU. después de haber sido ya deportados anteriormente.

La operación fue anunciada por Trump en Twitter el mes pasado, lo que incitó a las organizaciones de defensa de inmigrantes a fortalecer sus campañas de información sobre los derechos de los inmigrantes. Una de las preocupaciones expuestas por las organizaciones es que algunas personas a las que se ordenó la deportación nunca han recibido notificaciones para comparecer ante el tribunal. El presidente estadounidense ha acusado a los inmigrantes, en repetidas ocasiones, de ignorar deliberadamente los avisos. Sin embargo, los abogados han informado que algunos de los documentos se enviaron a direcciones incorrectas o comunicaron fechas y horarios incorrectos, incluyendo las 12 de la noche –horario en el que las cortes estan cerradas– o el 31 de noviembre – una fecha que no existe–.

La Unión Americana de Libertades Civiles (UALC) presentó una demanda preventiva este jueves, argumentando que las familias a las que se dirigen estas operaciones deberían tener el derecho de comparecer ante una corte, puesto que pueden ocurrir errores burocráticos.

«Las amenazas de la Administración de Trump contra los inmigrantes van en contra de la imparcialidad básica y el debido proceso», declaró Donna Lieberman, directora ejecutiva de la UALC en Nueva York, en un comunicado. «Para las numerosas familias que vinieron aquí como refugiadas huyendo de la violencia, la deportación es una amenaza de muerte». Las agresivas políticas contra la inmigración lideradas por la Administración de Trump aún no han dado como resultado el nivel de deportaciones observado con el presidente anterior, Barack Obama. El año pasado, por ejemplo, se deportaron a 250.000 personas, en contraste con las 410.000 expulsadas en 2012.