Imagen de un pleno en la Duma correspondiente al año 2011
Imagen de un pleno en la Duma correspondiente al año 2011 - Creative Commons

La Duma, una cámara con un pasado muy turbulento

Ha tenido varias ubicaciones y pasó de tener 524 diputados a los 450 actuales

Corresponsal en Moscú Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La Duma, el primer Parlamento surgido en Rusia, empezó a funcionar el 27 de abril de 1906 en San Petersburgo, en la Sala del Trono del Palacio de Invierno (entonces residencial real y en la actualidad museo del Hermitage). Poco después, los diputados se trasladarían al edificio definitivo, el Palacio Tavrícheski, llamado así porque había sido la residencia del príncipe Grigori Potiomkin-Tavrícheski, el favorito de la emperatriz Catalina II la Grande. El magnífico edificio de estilo neoclásico fue terminado de construir en 1789, precisamente por orden de Catalina II, y se encuentra en la calle Shpalérnaya, muy cerca del Palacio de Invierno.

El zar Nicolás II, que sería asesinado junto con su familia años después, instauró el parlamentarismo en Rusia presionado por el ala más liberal de su Gobierno y como forma de aplacar la ola de revueltas y disturbios que agitaron el país durante 1905.

Las elecciones para elegir a los 524 diputados de aquella primera Duma se organizaron repartiendo a los electores en cuatro cofradías, la urbana, los terratenientes, los campesinos y los trabajadores. Pero éstos últimos podían votar sólo si pertenecían a una factoría o taller de más de 50 empleados, por lo que quedaron privados del derecho a participar en los comicios más de dos millones de obreros.

Las elecciones para componer la primera Duma dividieron los electores en cuatro cofradías: la urbana, terratenientes, campesinos y trabajadores

Las mujeres, los menores de 25 años, los soldados y los miembros de algunas etnias presentes en Rusia tampoco pudieron votar. La mayor parte de los partidos de izquierda llamaron al boicot de las elecciones. Pese a todo, las sesiones de la Duma arrancaron el 27 de abril de 1906, pero duraron solamente hasta el 9 de julio del mismo año, en total 72 días. Nicolás II disolvió la Cámara y convocó nuevos comicios aduciendo que los diputados, en vez de aportar tranquilidad y estabilidad, incitan al desorden y el caos. No hubo cambios en las legislación electoral.

La segunda Duma duró un poco más, desde el 20 de febrero al 2 de julio de 1907, y esta vez las formaciones de izquierda obtuvieron el 43% de los escaños. El monarca decidió disolver de nuevo la Cámara. La tercera Duma fue la única que agotó completamente la legislatura, desde el 1 de noviembre de 1907 hasta el 9 de junio de 1912. La ley electoral fue modificada, pero seguía limitando significativamente los derechos de campesinos y trabajadores. El número de escaños fue reducido a 442.

La cuarta y última Duma de la época zarista comenzó sus sesiones el 15 de noviembre de 1912 y las interrumpió bruscamente el 25 de febrero de 1917, durante la llamada Revolución de Febrero, que fue el preludio de la que después estallaría en octubre de aquel mismo año. Obcecado en impedir las reformas políticas que el país demandaba y acosado por la debacle y calamidades que acarrearon para Rusia su participación en la Primera Guerra Mundial, Nicolás II tuvo que terminar abdicando y entregando el poder a un Gobierno provisional.

El proyecto de elegir mediante un sistema realmente democrático una asamblea constituyente quedó frustrado a causa de la Revolución Bolchevique de octubre de 1917. Con ella cayó la monarquía zarista y toda esperanza de construir una Rusia más moderna. La Duma dejó de existir.

El hemiciclo del Palacio Tavrícheski fue utilizado por los comunistas en enero de 1918 para celebrar el III Congreso de los Sóviets de toda Rusia y dos meses después para el VII Congreso de los bolcheviques (Partido Comunista). Allí tuvo también lugar, en julio de 1920, el II Congreso del Kominter, la internacional comunista. Después fue sede de la Escuela Superior del Partido Comunista. El edificio, que tuvo que ser reconstruido tras la II Guerra Mundial, alberga hoy día la Asamblea Interparlamentaria de los países miembros de la Comunidad de Estados Independientes (CEI), la estructura que surgió como sucedáneo a la desparecida Unión Soviética (URSS).

En la época comunista, el órgano legislativo de la llamada República Soviética Federativa Socialista de Rusia (RSFSR) fue el Sóviet Supremo ruso y el Congreso de los Diputados Populares. Por encima estaba el Sóviet Supremo de la URSS. Las otras 14 repúblicas soviéticas tenían cada una también su propio Sóviet. El de Rusia se encontraba dentro del Kremlin, en una gran sala que hoy día no existe porque el presidente Vladímir Putin ordenó restablecer el proyecto original del palacio. Aquel enorme aposento rectangular con los escaños distribuidos como las butacas en un teatro, en donde el entonces líder de los demócratas rusos, Borís Yeltsin, hizo historia como presidente de la Cámara a un año de ponerse al frente de Rusia y año y medio de la desintegración de la URSS, fue convertida en dos bellas salas, la del Trono y la dedicada a Alexánder Nevski.

Pero, mucho antes de que la sala del Parlamento ruso en el Kremlin llegara a ser reformada con la llegada al poder de Putin, los diputados rusos cambiaron de emplazamiento. Lo hicieron en 1991 y el nuevo hemiciclo se ubicó en la llamada «Casa Blanca», un formidable y peculiar edificio blanco a orillas del río Moskova, en el malecón de Krasnoprésnenskaya.

Miembros de la facción comunista en la Duma discuten su posición durante una pausa en las audiencias de acusación contra Boris Yeltsin, en Moscú, el viernes 14 de mayo de 1999
Miembros de la facción comunista en la Duma discuten su posición durante una pausa en las audiencias de acusación contra Boris Yeltsin, en Moscú, el viernes 14 de mayo de 1999

Terminó de construirse en 1979 y fue el cuartel general de Yeltsin en agosto de 1991, cuando encabezó la resistencia contra el golpe de Estado que intentó derribar al entonces presidente soviético, Mijaíl Gorbachov. Fue también escenario del trágico pulso de fuerza que enfrentó, en octubre de 1993, a Yeltsin con los diputados, que votaron su destitución sin prerrogativas para hacerlo. Previamente, el presidente había disuelto la Cámara y sin tampoco disponer de poderes para ello.

Los legisladores se atrincheraron en la «Casa Blanca» y a ellos se unieron grupos armados que trataron de hacerse con el control de los estudios centrales de la televisión en Moscú y de otros edificios oficiales. El presidente ruso respondió con tanques y el Ejército desalojó a tiros a los diputados. La imagen del Parlamento ruso con la mitad superior del edificio ardiendo por las explosiones de los obuses dio la vuelta al mundo.

El vencedor de la refriega fue Yeltsin, que promovió una profunda reforma constitucional. La nueva Carta Magna, aprobada en referéndum el 12 de diciembre de 1993, abolía el Congreso de los Diputados Populares, en cuyo seno se elegía el Sóviet Supremo, el Parlamento permanente, y sustituía a ambos por dos cámaras legislativas, la Duma (Cámara baja) y el Consejo de la Federación o Senado (Cámara alta). La primera se elige cada cinco años por sufragio universal mientras que el Consejo de la Federación se forma con los representantes designados por los ejecutivos y asambleas de todos los entes territoriales que constituyen la Federación Rusa.

La primera Duma de la nueva era fue elegida también aquel 12 de diciembre, que ahora se festeja cada año como el día de la Constitución. La «Casa Blanca» dejó de ser la sede parlamentaria y se convirtió en la del Gobierno, en donde sigue todavía hasta la fecha. Los diputados tuvieron que mudarse a la calle Ojotni Riad, frente al Kremlin, al céntrico inmueble que durante la época soviética fue el Gosplán, el organismo encargado de diseñar la producción del país mediante los «planes quinquenales». Ahí continúan sus señorías y se niegan a retirar el inmenso escudo de la Unión Soviética que corona la fachada de la Duma. Las últimas elecciones legislativas discurrieron el pasado mes de septiembre. El partido de Putin, Rusia Unida, obtuvo mayoría absoluta.

La Duma, está constituida por 450 diputados, 225 elegidos por el sistema proporcional o de listas cerradas de partidos y los otros 225 elegidos por el sistema mayoritario o de listas abiertas uninominales.

Según la Constitución rusa, la Duma adopta leyes federales, incluida la de los presupuestos generales, aprueba o rechaza la nominación del jefe del Gobierno

Según la Constitución rusa, la Duma adopta leyes federales, incluida la de los presupuestos generales, aprueba o rechaza la nominación del jefe del Gobierno propuesto por el presidente, resuelve mociones de censura contra el Gobierno, nombra y destituye al presidente del Banco Central, decreta amnistías y puede inicia el proceso para la destitución del jefe del Estado. Sin embargo, la formación de un nuevo Gobierno se hace, no después de unas elecciones parlamentarias, sino después de la elección de un nuevo presidente. Según el artículo 111 de la Constitución, el presidente puede disolver la Duma en el caso de que los diputados rechacen tres veces consecutivas la candidaturas presentadas al puesto de primer ministro. Igualmente, según el artículo 117 de la Carta Magna, si los diputados logran hacer progresar dos mociones de censura contra el Gobierno en un periodo de tres meses, el jefe del Estado puede optar entre destituir al primer ministro o disolver la Duma. Sin embargo, la Cámara Baja no puede ser disuelta con arreglo al artículo 117 durante su primer año de funcionamiento y en ningún caso en los últimos 6 meses de mandato del presidente o cuando en el país esté vigente el estado de emergencia.

La Duma puede superar los vetos del Consejo de la Federación (Cámara Alta), si consigue que la ley rechazada obtenga los votos favorables de al menos los dos tercios de sus diputados. Sin embargo, para superar los vetos del presidente hacen falta además los dos tercios de los votos de los senadores, requisito prácticamente inalcanzable.