Kim Jong-un, nombrado «mariscal» del Ejército de Corea del Norte
Kim Jong-un con la misteriosa mujer - AFP

Kim Jong-un, nombrado «mariscal» del Ejército de Corea del Norte

Tras sustituir al jefe del Estado Mayor, el joven caudillo hereda el rango de su abuelo y su padre y acapara todo el poder de este régimen sustentado por el Ejército

PABLO M. DÍEZ
CORRESPONSAL EN PEKÍN Actualizado:

Tras la sustitución del jefe del Ejército norcoreano, Kim Jong-un ha terminado de consolidar su poder con su nombramiento como “mariscal”, según anunció este miércoles la agencia estatal de noticias KCNA. Dicho puesto, el de supremo comandante del millón de soldados norcoreanos, era el único que le faltaba al nuevo caudillo de esta militarizada nación asiática, cuya población malvive con cartillas de racionamiento mientras el régimen se gasta millones en su programa nuclear.

Hasta ahora, sólo su abuelo y fundador de Corea del Norte, el “Presidente Eterno” Kim Il-sung, y su padre, el “Querido Líder” Kim Jong-il, habían alcanzado dicho puesto. A su muerte, y como suele ocurrir en este delirante país que rinde culto divino al líder, ambos fueron ascendidos al rango de “gran mariscal”, que en el caso de Kim Jong-il se unió a su título de “Generalísimo”.

En los últimos días, Kim Jong-un ha agitado la cúpula del régimen cesando a uno de sus mentores y jefe del Estado Mayor, Ri Yong-ho, y sustituyéndolo por un general poco conocido, Hyon Yong-chol. De esta forma, y tras más de medio año de luto por la muerte de su padre en diciembre, el “Joven General” empieza a imponer su estilo propio en la última dictadura estalinista que queda en el mundo, un país totalmente cerrado al exterior y donde sus 24 millones de habitantes viven como en la Rusia de Stalin o la China de Mao.

Junto a su tía Kyong-hiu, hermana y mano derecha del “Querido Líder”, y su marido, Jang Song-thaek, una especie de regente en la sombra y tutor del heredero, Kim Jong-un impone su control absoluto sobre este régimen estalinista sustentado por el Ejército, que cuenta con un arsenal dotado con plutonio suficiente para montar entre seis y doce bombas atómicas.

Aunque el nuevo tirano ha perpetuado la política “songun” de “primacía militar” instaurada por su padre para complacer a la “vieja guardia”, en abril aupó a un grupo de oficiales algo más jóvenes y con cierta formación económica para sacar de la miseria al país. Todavía no se sabe si Kim Jong-un abrirá el régimen al mundo y acabará con su programa nuclear, pero ya ha marcado una notable diferencia con sus antecesores al aparecer en los últimos días acompañado de una misteriosa joven que podría ser su novia o su esposa.