Condenan a tres años de cárcel al exabogado de Trump Michael Cohen

Los abogados de Michael Cohen comparan este caso con el del Watergate

Washington Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Quien fuera abogado de Donald Trump durante una década, Michael Cohen, ha sido condenado este miércoles a 36 meses de cárcel tras declararse culpable de varios delitos, incluido el de mentir bajo juramento en el Capitolio sobre los intentos del actual presidente de construir un rascacielos en Moscú y pagar por el silencio de dos mujeres con las que Trump mantuvo relaciones extramatrimoniales.

Los abogados de Cohen han apuntado directamente al presidente. «Mi cliente ha testificado contra el hombre más poderoso de este país. La investigación del fiscal especial es de importancia capital para este país, no menos que el caso Watergate hace 40 años», ha dicho el letrado Guy Petrillo.

El propio Cohen, que ha llorado durante su testimonio, ha asegurado que se hace completamente responsable de todos los actos detallados en su admisión de culpabilidad, «incluidos los que afectan al presidente de los Estados Unidos de América».

Según el juez, la pena máxima por los delitos que ha admitido Cohen eran de 63 meses de prisión por fraude en campaña electoral y seis meses por mentir bajo juramento sobre las conexiones de Trump con Rusia.

Cohen, que ha llegado al juzgado acompañado de sus padres, mujer y dos hijos, había solicitado que se le conmutara la pena de prisión por su cooperación con la fiscalía. Sus abogados habían intentado depositar toda la culpa sobre el presidente, a quien, según dijeron, Cohen le profesaba una «lealtad ciega». De hecho, el abogado llegó a decir en su día que sería capaz de recibir una bala por Trump.

El giro de 180 grados de Cohen con respecto a Trump es altamente perjudicial para el presidente, que lo ve como una traición. Los abogados del condenado dijeron abiertamente que cuando su cliente mintió bajo juramento, lo hizo porque «estaba en contacto estrecho y habitual con empleados y abogados de la Casa Blanca». Además, reveló que fue Trump quien le ordenó que efectuara los pagos a las mujeres durante la campaña electoral.

El presidente ha rechazado esas acusaciones y ha expresado su indignación en Twitter. «Cohen sólo busca que le reduzcan la pena», dijo, «¡es una caza de brujas!».

Los casos abiertos contra Cohen son en realidad dos. Uno, sobre el proyecto de una Torre Trump en Moscú, que investiga el fiscal especial Robert Mueller dentro de las pesquisas sobre las injerencias rusas en las elecciones de 2016. Otro, que instruye la fiscalía de Nueva York sobre fraude en la campaña electoral de aquel mismo año. En el primero, Mueller no ha pedido pena de cárcel, y en el segundo los fiscales habían solicitado un máximo de tres años y medio.

El martes, el primer Consejero de Seguridad Nacional de Trump, Michael Flynn, pidió también que se le conmute la pena tras declararse culpable de mentir al FBI sobre sus contactos con funcionarios rusos. La vista en la que el juez anunciará su condena ha sido pospuesta hasta el 18 de diciembre.