China y la UE buscan un frente común ante Trump

Estupor en Europa tras ser declarada «enemiga de EE.UU.» por su presidente

Corresponsal en AsiaActualizado:

Hoy se celebra en Pekín la vigésima cumbre entre China y la Unión Europea, marcada por sus disputas comerciales pero también por su postura común frente a la agresiva «diplomacia» -por llamarla de alguna de manera- del presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Aunque es más lo que las separa que lo que las une, como se vio en la falta de una declaración conjunta en las dos últimas cumbres, la edición de este año viene precedida por un acercamiento político entre Bruselas y Pekín.

En plena guerra comercial con la Casa Blanca, el régimen comunista chino quiere ganarse a Bruselas como aliado, como demuestran sus numerosos gestos de los últimos meses. Pekín no solo ha abierto recientemente su vasto mercado a la carne de vacuno de Francia e Irlanda y ha reducido sus sectores restringidos a la inversión extranjera, sino que también ha liberado a la poetisa y disidente Liu Xia, viuda del Nobel de la Paz Liu Xiaobo, fallecido hace un año de cáncer mientras cumplía condena por reclamar democracia. Tras ocho años bajo arresto domiciliario sin haber estado acusada de ningún delito, su exilio en Berlín ha sido un enorme éxito de la diplomacia europea gracias a la reciente reunión en Alemania entre la canciller Angela Merkel y el primer ministro chino, Li Keqiang.

Frente a dicha sintonía, el divorcio con Washington se ha hecho más evidente que nunca durante la turbulenta cumbre de la OTAN que tuvo lugar la semana pasada, en la que Trump volvió a amenazar con hacer saltar por los aires casi siete décadas de alianza militar y política. En una entrevista con la cadena de televisión CBS antes de su encuentro hoy en Helsinki con el presidente ruso, Vladimir Putin, Trump incluso llamó a la UE «enemigo» por «lo que nos hacen con el comercio».

Respondiéndole por Twitter, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, contraatacó con la misma retórica que viene usando Trump para defenderse de las críticas con que le atizan los medios. «América y la UE son los mejores amigos. Quien diga que somos enemigos está difundiendo noticias falsas», escribió Tusk, que acude a la cumbre de hoy en Pekín junto al presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.

Librecomercio

Aunque la UE también se ha visto afectada por los aranceles lanzados por Trump, elude formar abiertamente con China un frente común contra Washington. Pero, eso sí, coincide con el autoritario régimen del Partido Comunista en abogar por el libre mercado y rechazar el proteccionismo que propugna el inquilino de la Casa Blanca. Mientras ambas enarbolan la bandera de la globalización, también mantienen sus propias disputas por las demandas europeas de mayor acceso al mercado chino. Tal y como viene denunciando la Cámara de Comercio Europea en Pekín, las empresas extranjeras siguen teniendo numerosos problemas para competir en el mayor mercado del mundo, ya que todavía hay bastantes sectores controlados por los monopolios públicos.