«Bullshit»

Trudeau vende como filantropía lo que es captación

Hermann Tertsch
Actualizado:

El joven presidente de Canadá, Justin Trudeau, es el gobernante occidental que mejor simboliza el mantra cultural del «progresismo», izquierdismo sentimental que combina su vocación ternurista con su voluntad de implacable imposición y obsesión por la imagen. Es notorio que a Trudeau le gusta disfrazarse. Y su mejor disfraz es el de tierna alma sensible. Le gusta presentar a Canadá como el país bondadoso frente a unos Estados Unidos. Así hay que entender el anuncio de Canadá de que «abrirá las puertas a un millón de inmigrantes». Su vecino Donald Trump diría que es «bullshit», en traducción libre, «caca de la vaca». Y tiene razón. Trudeau vende como caridad la rutina interesada.

Anuncia Trudeau que dará residencia a unos 370.000

Hermann TertschHermann TertschArticulista de OpiniónHermann Tertsch