Nayib Bukele, el nuevo presidente de El Salvador
Nayib Bukele, el nuevo presidente de El Salvador - REUTERS

Bukele gana en El Salvador con su lucha contra la corrupción

La victoria del empresario de origen palestino acaba con 25 años de bipartidismo

Corresponsal en México DFActualizado:

Nayib Bukele confirmó su condición de gran favorito en las elecciones de El Salvador y se proclamó presidente para el periodo 2019-2024 con el 53% de los votos con el 99.8% de las actas escrutadas, según publicó el Tribunal Supremo Electoral. «Hoy ganamos en primera vuelta y hacemos historia. Hemos sumado más votos que Arena y que el FMLN juntos», comentó Bukele, candidato del partido GANA, durante una rueda de prensa celebrada el 3 de febrero por la noche, cuando se celebraron los comicios.

Al logar más del 51% de los votos, Bukele fue nombrado presidente electo de El Salvador sin necesidad de acudir a la segunda ronda que estaba programada para el domingo 10 de marzo. Con la victoria del candidato de GANA, el país centroamericano pone fin a más de 25 años de gobiernos del partido de derecha Alianza Republicana Nacionalista (Arena) o del de izquierda Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional (FMLN), que han gobernado desde el final de la guerra civil (1980-1992).

El resultado logrado por Bukele fue significativamente superior al de sus rivales. Carlos Calleja (Arena) recabó el 31,77% de los apoyos, mientras que Hugo Martínez (FMLN) obtuvo 14,41% de los votos y Josué Alvarado (Vamos) el 0,78%. «Hemos ganado en los 14 departamentos. Es decir, no es el peso de un departamento el que nos hizo ganar, sino que unánimemente hemos ganado en todo El Salvador. Hemos pasado la página de la posguerra», aseveró Bukele.

Carrera meteórica

Empresario de origen palestino y de tan sólo 37 años, Bukele es relativamente un recién llegado al sistema político de El Salvador. Su corta carrera ha sido meteórica. Comenzó en política en 2012 al convertirse en alcalde de la pequeña población de Nuevo Cuscatlán y, en 2015, fue nombrado edil de San Salvador, la capital. En ambas ocasiones, Bukele formó coalición con el FMLN, sin embargo, en las elecciones presidenciales del 3 de febrero acudió únicamente bajo la marca GANA. Su victoria pone fin a una década de gobiernos del FMLN, partido heredero de varias organizaciones guerrilleras durante la guerra civil.

El nuevo presidente sustituirá el 1 de junio a Salvador Sánchez Cerén, primer excomandante guerrillero que ha gobernado El Salvador. Bukele se ha movido durante su carrera entre la izquierda y la derecha. Si bien se apoyó en el FMLN durante sus alcaldías, en las elecciones se presentó como el candidato del partido conservador GANA. Como edil de San Salvador, Bukele se mostró como un administrador eficiente al ser capaz de recuperar el peligroso centro histórico de la capital.

Su programa político, denominado Plan Cuscatlán, pretende reducir el tamaño del sector público y digitalizar los servicios gubernamentales con el fin de fiscalizar a los funcionarios y mantener a raya la malversación de fondos. A su vez, promete fortalecer la lucha contra la corrupción promoviendo la creación una especie de fiscalía especializada que goce del apoyo de organismos internacionales. La Comisión Contra la Impunidad de El Salvador -como se llamaría este organismo- sería similar a las fiscalías anticorrupción de Guatemala y Honduras que reciben el apoyo de la ONU y de la Organización de Estados Americanos. Bukele era el único de los cuatro candidatos que había presentado una propuesta similar para terminar con la corrupción.