La primera ministra británica, Theresa May, en el Parlamento
La primera ministra británica, Theresa May, en el Parlamento - AFP

Bruselas ofrecerá hoy a Theresa May una prórroga larga que limite sus derechos dentro de la UE

Entre otros aspectos, los europeos quisieran poder clarificar si el Reino Unido va a participar en las elecciones europeas previstas para el 26 de mayo

Corresponsal en BruselasActualizado:

Los jefes de Estado o de Gobierno de los 27 países que se quedan en la Unión Europea esperan conocer hoy la versión de la primera ministra británica Theresa May sobre sus planes para el Brexit. Según fuentes diplomáticas, la primera cuestión que los europeos quisieran poder clarificar es si el Reino Unido va a participar en las elecciones europeas previstas para el 26 de mayo, que son un ejercicio obligatorio para todos los países miembros. En caso de que May diga que no va a participar, el desenlace del Brexit sería inevitable. Si los británicos van a participar, se abriría la posibilidad de una nueva prórroga larga, de hasta un año, para dar tiempo a que el país pueda «replantear toda su estrategia» sobre el Brexit. Los europeos tomarán la decisión después de escuchar a May en una cena, celebrada este miércoles, en la que, como es habitual, la primera ministra británica no va a participar.

En caso de una prórroga más larga, lo que significa que el Reino Unido seguiría en las instituciones, algunos países han pedido que se establezcan garantías para que esta presencia no perjudique su buen funcionamiento. Francia, en concreto, pide «promesas legalmente vinculantes» de que Londres no podrá bloquear decisiones en el Consejo. También que si hay un comisario británico no pueda ser decisivo en el funcionamiento de la Comisión. Por parte del Parlamento, la conferencia de presidentes de grupos políticos ha pedido formalmente que si se diera esta posibilidad, que la Eurocámara no tenga que depender del comportamiento de los eventuales eurodiputados británicos.

En caso de que May no aceptase estas proposiciones, los europeos le darían una nueva prórroga corta, como ella misma ha pedido, y convocarían una nueva cumbre extraordinaria, para tratar de asegurarse de que no habría un Brexit sin acuerdo.