BBC

Un británico increpa a Boris Johnson en la calle: «Deberías estar negociando en Bruselas, no aquí»

El primer ministro ha sufrido duras derrotas esta semana en el Parlamento

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

A juzgar por las últimas noticias, y salvo que guarde un as en la manga desconocido para el público, la cosa no pinta bien para Boris Johnson. Doblemente derrotado, el «premier» ha sido frenado en la Cámara de los Comunes, donde los diputados han evitado un Brexit sin acuerdo y la convocatoria, por el momento, de elecciones.

El descontento con el primer ministro no se vive solo en el Parlamento. Aunque las encuestas dicen que Johnson ganaría las elecciones con un 35% de los votos, muchos ciudadanos también han expresado su indignación con la deriva del país. Ayer, por ejemplo, la BBC publicó un vídeo donde el «premier» se enfrentaba a un ciudadano, que le espetaba con rabia que lo que debería estar haciendo es estar «en Bruselas», y negociar el Brexit.

El anhelo de ese británico anónimo responde a los temores que causa un Brexit sin acuerdo, por la previsible quiebra económica que puede desencadenar. La divisón sobre este punto se ha traducido en la fractura del Partido Conservador, donde 21 diputados rebeldes negaron su apoyo al primer ministro durante las votaciones del Parlamento. Los «tories» desobedientes han sido castigados con la expulsión. Entre ellos figura sir Nicholas Soames, nieto de Winston Churchill.

Johnson, por su parte, siempre ha defendido que solo amenaza con un Brexit sin acuerdo para forzar a que la Unión Europea mejore las condiciones de salida, aunque parece ser el único británico que se cree ese argumento. Por ello, la Cámara de los Comunes se ha asegurado de que el Reino Unido solo pueda abandonar la UE el 31 de octubre si hay un acuerdo. De lo contrario, el «premier» será obligado a renegociar con Bruselas, cosa que le indigna y pretende evitar a toda costa. Un airado Johnson ha llegado a proclamar que prefiere yacer muerto « en una zanja» a perder el pulso que sostiene cada vez más aislado. Que llegue tan lejos parece improbable.