Vittorio Caruso
Vittorio Caruso - ABC

La autopsia descarta «violencia física y química» en el último turista muerto en la República Dominicana

El informe indica que el fallecimiento se debió a causas naturales y recoge los «hábitos tóxicos de fumador de puros y consumidor de alcohol» de Vittorio Caruso

Actualizado:

La autopsia preliminar realizada al cuerpo de Vittorio Caruso, el último de una serie de estadounidenses muertos en la República Dominicana en los últimos meses, descarta «la presencia de violencia física y química» y considera que su fallecimiento obedece a causas naturales, informaron a ABC fuentes de la Procuraduría General de la República (PGR).

Los datos preliminares del examen practicado al cadáver de este empresario de Long Island (Nueva York) se hacen públicos al día siguiente de que se conociera este nuevo deceso en el país caribeño, con el que son ya una docena los registrados desde junio del pasado año. Caruso, de 55 años, llevaba varios años residiendo en la comunidad de Boca Chica, al este de Santo Domingo, según la Procuraduría. La acumulación de casos de muerte de ciudadanos de EE.UU: en la isla ha destatado cierta alarma en el país norteamericano y ha llevado al FBI de trabajar con las autoridades locales en la investigación de las causas de estas muertes.

De acuerdo con los resultados del informe preliminar, Vittorio Caruso falleció a consecuencia de una «insuficiencia respiratoria por falla cardiaca aguda, debido a múltiples infartos agudos, antiguos y recientes, con enfermedad pulmonar obstructiva crónica».

Fumaba puros y bebía alcohol, según el informe

Indican, así mismo, que «debido a los antecedentes mórbidos conocidos de hipertensión arterial de larga data, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, cardiopatía isquémica, con unos hábitos tóxicos de fumador de Puro (tabaco), consumidor de alcohol y la realización de una autopsia en la que solo se encontraron alteraciones orgánicas naturales y se negó la presencia de violencia física y química en los estudios realizados al momento, fue considerada como natural la manera de la muerte, a pesar de tener otros estudios pendientes a completar».

Igualmente, las investigaciones preliminares «establecen que el occiso tenía antecedentes patológicos de hipertensión arterial de más de 9 años de evolución».

Indican que el pasado 11 de junio, «de acuerdo a su pareja Yomaira Ramírez de Jesús, éste comenzó a sentir tos y dificultad respiratoria, por lo que acudió a un centro médico, vía consulta, donde fue tratado y despachado a su casa».

Posteriormente, continúa el relato de la Procuraduría, el pasado 17 de junio su pareja la llamó porque no se sentía bien, informándole de que «se había agravado su cuadro de dificultad respiratoria y dolor de pecho, indicando que al dirigirse a la casa lo encontró recibiendo asistencia de personal médico, quienes decidieron trasladarlo a Hospiten en Santo Domingo, donde luego de su llegada hizo una parada cardiorrespiratoria y falleció».

Entre los hallazgos macroscópicos internos del estudio realizado por el Instituto Nacional de Patología se encuentran «edema pulmonar bilateral, enfisema bilateral, hidrotórax bilateral (Derecho: 500 ml-Izquierdo: 700 ml) y ectasia bronquial, así como cardiomegalia (430 gramos), aterosclerosis grado IV de las arterias coronarias, fibrosis miocárdica izquierda por infarto transmural antiguo y reciente y hepatomegalia (2,400 gramos) con esteatosis y congestión pasiva crónica, entre otros», señalan las fuentes de la PGR.