ÁMBAREl asesinato y violación de una bebé lleva al presidente de Chile a reforzar las condenas por agresión sexual

Sebastián Piñera ha firmado un proyecto de ley que prevé que los delitos de agresión sexual dejen de prescribir a los cinco años de la violación de un menor

Actualizado:

En Chile, país patas arriba por la reciente violación y el asesinato de Ámbar, una bebé de 20 meses, las agresiones sexuales pronto podrían volverse imprescriptibles, según el proyecto de ley firmado este jueves por el flamante presidente chileno, Sebastián Piñera. Hasta ahora los delitos de agresión sexual prescribían a los cinco años de la violación de un menor.

«Nuestros niños abusados sexualmente tienen derecho a defenderse por la justicia y a evitar que el tiempo (...) se convierta en un verdadero cómplice que promueva la impunidad», ha anunciado el presidente conservador, que el pasado marzo sucedió a la socialista Michelle Bachelet.

El proyecto, ahora en manos del Parlamento, tendrá que considerarse «urgente», ha agregado el presidente Piñera. «Es maravilloso, habrá un antes y un después, es un regalo para nuestro país (...) No se arrepentirán, traerá paz social», dijo James Hamilton, una de las víctimas de un sacerdote pedófilo chileno recibido por el Papa Francisco y presente el jueves en la firma.

El anuncio del presidente Piñera se produce al hilo del funeral de la pequeña Ambar, de 20 meses, al que asistieron miles de personas.

La tía de Ambar, que estaba bajo su cuidado, la llevó al Hospital Sans Camilo el sábado y le explicó que se había caído de la cama. Pero los médicos concluyeron que la niña había sido violada y golpeada hasta la muerte.

En una entrevista con el diario La Tercera, el pediatra Alvaro Retamal, quien examinó al bebé, dijo que nunca había visto una agresión de tal magnitud y brutalidad en sus 18 años como profesional.

El presunto asesino, el compañero de su tía, fue arrestado después de ser acusado de «violación y homicidio».

El año pasado, se registraron en Chile 22.540 denuncias de agresión sexual, casi tres cada hora, según las cifras de la fiscalía nacional.